Pocos conocen el legado de María Joaquina de la Portilla Torres, que entró a los libros de historia de la música con el nombre de María Gríver y cumple este 15 de diciembre 68 años de fallecida.

Nacida en 1951, Gríver fue una compositora de música de concierto, para películas y su acervo cuenta con más de 800 canciones populares en su mayoría boleros, lo que le permitió constituirse en la primera compositora mexicana que trascendió a nivel internacional.

María Joaquina nació el 14 de septiembre de 1885 en León, Guanajuato, y desde los 6 años supo lo que era viajar a hacerlo a España, tierra natal de su padre. Fue en el viejo continente4 donde recibió clases de música de Debussy y Franz Lehár, entre otros maestros, y adquirió el ilustre apellido Gríver debido a su matrimonio​ con León Augusto Grever en 1906, aquí, en la Ciudad de México, abandonando el país una década más tarde debido a los enfrentamientos derivados de la Revolución Mexicana.3​

Hacia la década de 1920, María se dedicó al canto y grabó 2 discos en Estados Unidos, además de trabajar para Paramount y 20th Century Fox como encargada de musicalizar películas. Se inició en la composición y primer éxito se produjo cuando el tenor mexicano José Mojica grabó su canción «Júrame», convirtiéndose así en su primer intérprete.​

Sus canciones fueron grabadas por intérpretes como: Enríco Carúso, Ray Conniff, Bobby Dárin, Andy Russell, Dínah Washington, Libertad Lamarque, Dean Martin, Aretha Franklin, Rod Stewart, Plácido Domingo, Alfonso Ortiz, Juan Arvizu, Barry Manilow, Natalie Cole, Gloria Estefan, Amy Winehouse, Luis Miguel, John Serry Sr. y Javier Solís, entre otros.8​

Gríver compuso letras y música de infinidad de canciones grabadas en inglés y español destacando en campos que eran exclusivos para los hombres, rompiendo así las reglas de la época. Fue además empresaria, directora de orquesta, representante de artistas y primera compositora mexicana conocida en el mundo.

Recibió en 1949 reconocimientos como las Llaves de la Ciudad de México, la Medalla al Mérito Cívico y la Medalla del Corazón de México.​

María Gríver falleció el 15 de diciembre de 1951 en Nueva York, y sus restos fueron trasladados a la Ciudad de México por voluntad de ela misma​

Después de su fallecimiento, la Unión de Mujeres de las Américas la nombró «Mujer de las Américas» en 1952.​ Una escuela de música en la ciudad de Barcelona, España, lleva el nombre de María Grever y en León, Guanajuato, fue levantada  una estatua en homenaje a la compositora, además  de nombrar un teatro en su honor.​

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here