Alimentarse con pan blanco es perjudicial para el organismo, y se asegura que no nutre, ni quita el hambre, pero sí es un riesgo porque puede provocar diabetes y  confusión mental.

Estudios han demostrado lo perjudicial que puede ser para el organismo, ya que  el pan blanco y tiene un elevado nivel de  carbohidratos,  una de las calificaciones más altas de índice glucémico.

Al consumir este tipo de pan es probable que los niveles de azúcar en la sangre se disparen generando sobrepeso, riesgo de diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas y, a largo plazo, obesidad.

Un estudio publicado en Journal of Alzheimer’s Disease mostró que las personas que tienen una dieta rica en carbohidratos, incluyendo el pan blanco, tienen el doble de probabilidad de sufrir deterioro cognitivo o demencia.

El pan blanco carece de macronutrientes que sacian el apetito. Por eso, cuando se lo ingiere es probable que sigas teniendo hambre, y estto les pasó a los participantes de un estudio que consumieron pan blanco y terminaron consumiendo 500 calorías más en su siguiente comida en comparación con aquellos que habían comido pan integral.

Para el portal  Eat This, el pan blanco no es del todo malo porque posee algunos nutrientes como el hierro, ácido fólico, riboflavina, tiamina, niacina y en algunos casos calcio en bajas proporciones.

Varios nutricionistas coinciden en que para adquirir estos nutrientes necesarios para el organismo es recomendable recurrir a otros alimentos saludables que son fuente de ellos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here