Un miembro de la familia real de los Emiratos Árabes Unidos compró la mitad de un equipo de fútbol de Jerusalén cuya base de aficionados es notoria por su racismo antiárabe y antimusulmán.

El jeque Hamad bin Khalifa Nahyan compró el 50% de las acciones e invertirá unos 92 millones de dólares en el equipo Beitar Jerusalén durante la próxima década, según informó el club de fútbol este 8 de diciembre.

Beitar Jerusalén calificó el trato como “histórico y emocionante”. La asociación se produce tres meses después de que Israel y los EAU establecieran vínculos diplomáticos.

Una declaración en el sitio web oficial del club de fútbol citó al jeque de los EAU refiriéndose a Jerusalén como “la capital de Israel”, una posición no compartida por los líderes del país del Golfo ni por la mayor parte de la comunidad internacional.

“Me siento conmovido por ser socio de un club tan estimado (…) y en una ciudad de este tipo, la capital de Israel y una de las ciudades más sagradas del mundo”, dijo bin Khalifa y agregó: “Escuché mucho sobre los cambios que está experimentando el club y cómo se está gestionando, y estoy feliz de participar en el proceso”.

Beitar, uno de los mejores equipos de fútbol de Israel, es conocido por su cantera de fans llamados ‘La Familia’ y sus sentimientos antiárabes y antimusulmanes. Es, además, el único club de la liga israelí que nunca ha tenido un jugador árabe musulmán.

Bin Khalifa dijo que su inversión representaba “los frutos de la paz y la fraternidad entre las naciones” y que la medida “uniría más a la gente a través del deporte”.

“Juntos, armaremos un equipo que se esforzará más alto e irá lo más lejos posible… ¡Yalla Beitar! [“¡Adelante Beitar!”, en árabe], expresó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here