El presidente Donald Trump no solo está a las puertas de una derrota en los comicios presidenciales del pasado martes 3 de noviembre, sino que además podría ser investigado.

La Oficina del Asesor Especial de Estados Unidos comenzó una pesquisa en torno a varias acusaciones sobre la utilización de la Casa Blanca por parte del equipo de campaña del mandatario como centro de operaciones el día de las elecciones.

Esto significa una violación de la ley federal, de acuerdo con un congresista demócrata citado por la agencia Reuters, de nombre Bill Pascrell, quien explica que el organismo de control federal le respondió y comunicó que una unidad especial “ha abierto una investigación sobre estas acusaciones para determinar si se violó la Ley Hatch” de 1939, que limita las actividades políticas de los empleados federales, excepto las del presidente y el vicepresidente.

El legislador le había pedido al fiscal especial Henry Kerner, que investigara informes según los cuales Trump usó un espacio del Edificio de la Oficina Ejecutiva de Eisenhower en la Casa Blanca, como “sala de guerra” de campaña electoral.

Dijo también que la oficina de Kerner le comunicó que la campaña de Trump o la Casa Blanca “no le consultaron sobre la decisión de usar el espacio dentro del Edificio de la Oficina Ejecutiva de Eisenhower como ‘sala de guerra’ de campaña”.

La sede presidencial negó violación alguna de la ley federal, y dijo que “Ttnto la actividad oficial de funcionarios de la Administración como cualquier actividad política realizada por miembros de la Administración se llevan a cabo de conformidad con la Ley Hatch”.

De cualquier forma, hay una investigación en curso

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here