Estudiantes de la Universidad británica de Winchester están molestos por la aparición el martes 30 de marzo en el campus, de una estatua de bronce con la figura de la activista medioambiental sueca Greta Thunberg.

Lo que no les parece a los escolapios es que los recursos utilizados para la estatua pudieron destinarse a programas de asistencia a los alumnos

La escultura tuvo un costo de 23 mil 760 libras esterlinas, y para la autoridad universitaria, “Greta es una joven mujer que, a pesar de las dificultades en su vida, se ha convertido en una activista medioambiental líder mundial. Como Universidad para la sostenibilidad y la justicia social, estamos orgullosos de honrar a esta inspiradora mujer de esta manera”

Representantes estudiantiles dijeron que admiran el “impulso y la fuerza de voluntad” de la joven sueca, pero aclaran que no aprueban la colocación de la estatua, y pidieron que se inviertan lo que costó la obra en “quienes brindan asistencia académica en todo el campus”.

Recuerdan que la pandemia provocó, despidos de empleados y recortes en bibliotecas, entre otras limitaciones, y juzgan que la presentación de la estatua demuestra que el bienestar de los estudiantes no es la “prioridad”.

La Universidad de Winchester aclaró que la escultura de Thunberg había sido encargada en 2019 y estaba planeado que fuese instalada cuando se abrieran las nuevas instalaciones del campus, el West Downs Centre, y aclaró que los fondos provienen de una partida presupuestaria destinada para la construcción de la obra, por lo que “no se desvió dinero de la asistencia escolar ni del personal”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here