El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dio el banderazo de inicio a los trabajos de construcción de lo que será el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, ubicado en la base militar de Santa Lucía.

El mandatario aseguró que ya están en poder de la Secretaría del Medio Ambiente los estudios de impacto ambiental para cumplir con la ley y no dar pie a los comentarios de los conservadores.

La fecha de conclusión estimada para esta terminal aérea es junio de 2021, incluyendo las obras para conectarlo con el de Ciudad de México.  El aeropuerto de Santa Lucía contará con 3 pistas de aterrizaje, además de instalaciones para mover, inicialmente a 20 millones de pasajeros, pero con capacidad máxima de 80 millones y 190 mil operaciones aéreas anuales, en su fase de arranque.

La Secretaría de la Defensa Nacional informó por su parte sobre el inicio de trabajos preliminares y estudios específicos para la construcción del Aeropuerto Internacional “General Felipe Ángeles”, en Santa Lucía, Estado de México, asignada a esta Dependencia por instrucciones del Presidente, quedando la obra a cargo del Cuerpo de Ingenieros del Ejército Mexicano.

La sedeña detalla que, de acuerdo al “Aviso de no Requerimiento de Autorización en Materia de Impacto Ambiental”, presentado ante la SEMARNAT y que se determinó procedente el 29 de marzo, dichos trabajos preliminares tienen como finalidad complementar y corroborar los datos obtenidos con los estudios realizados para integrar la información de la Manifestación de Impacto Ambiental, así como verificar las características mecánicas del suelo y subsuelo en un área que representa el 1.04% de la superficie de la Base Militar, en la parte sur de la pista existente.

El aeropuerto estará compuesto por 3 pistas de aterrizaje, una clave de referencia de aeronaves 4F, sistemas de aproximación para realizar operaciones de aterrizaje y despegue en bajas condiciones de visibilidad con seguridad, terminales de pasajeros para mover inicialmente 20 millones de pasajeros, pero con capacidad escalable hasta 80 millones, terminal de combustible, servicios de extinción de incendios y de salvamento; 30 posiciones de contacto hasta desarrollarse 60 o más, además de posiciones remotas para horas pico y aviación de bajo costo, torre de control, estacionamiento, estación intermodal de pasajeros, interconexión vial de 46 kilómetros entre los Aeropuertos Internacionales “Benito Juárez” y “General Felipe Ángeles”. 

Esta terminal tendrá convivencia operacional con la Base Aérea Militar No. 1, funcionando de manera continua las 24 horas del día con capacidad internacional y contará con sistemas de navegación con los más altos estándares de seguridad.

La dependencia precisa que el Complejo aeroportuario será funcional, económico y sostenible, con la finalidad de satisfacer la demanda actual y futura de pasajeros en los próximos 50 años de manera efectiva y rentable.

El boletín de la defensa agrega que durante la construcción de la obra, se contará con asesoramiento técnico de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Dirección General de Aeronáutica Civil, Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano, Aeropuertos y Servicios Auxiliares, Secretaría de Hacienda, Función Pública, Desarrollo Agrario Territorial y Urbano y Medio Ambiente y Recursos Naturales, esta última encargada de la evaluación de Manifestación de Impacto Ambiental del Nuevo Aeropuerto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here