Los elementos de la Guardia Nacional, los Servidores de la Nación y personal de Participación Ciudadana trabajan coordinadamente para certificar la correcta aplicación de las vacunas contra COVID-19, y en todo momento, se muestra a los adultos mayores el proceso de llenado de la jeringa y luego de la aplicación de la vacuna se le exhibe a cada persona la jeringa vacía

El Gobierno capitalino informa que el proceso de vacunación contra Coronavirus para todas las personas adultas mayores residentes de la Ciudad de México está garantizado.

Destaca en un comunicado que en caso de que las personas de 60 años y más requieran, debido a su condición médica, ser acompañadas por un familiar durante el proceso de registro y en la aplicación del biológico, se les otorga un gafete de “acompañante” en la entrada de las Macro Unidades de Vacunación.

El proceso de aplicación del biológico es el siguiente:

Una vez entregados los frascos a la célula de vacunación se alista a un grupo de 5 a 10 adultos mayores a pasar a dicha célula.

Posterior a ello, los elementos de Participación Ciudadana colocan a las personas de 60 años y más frente a la célula de vacunación, en tanto que una trabajadora de la salud informa a las personas de 60 años y más el nombre del biológico que se les aplicará, el tiempo aproximado de su segunda dosis y las recomendaciones médicas correspondientes.

En todo momento se muestra a los adultos mayores el proceso de llenado de la jeringa y luego de la aplicación del biológico se le exhibe vacía a cada persona.

Terminado el proceso, la aguja es depositada en un contenedor de Residuos Peligrosos Biológicos Infecciosos (RPBI) y se entrega a cada una de las personas su certificado de vacunación.

Tras ser vacunados, los adultos mayores son trasladados al área de observación donde son monitoreados por trabajadores de la salud y por servidores públicos durante 20 a 30 minutos aproximadamente, para descartar cualquier reacción adversa. Además, se les otorga una botella de agua y una manzana.

Para la disposición final de las vacunas, un trabajador de la salud designado como monitor, en compañía de un elemento de la Guardia Nacional, quien pasa a recogerlos a cada célula de vacunación y los trasladada al punto de resguardo de los biológicos, donde se certifica y registra que los frascos se encuentran vacíos

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here