Expertos del Centro de Enfermedades Infecciosas del Hospital Princesa Margarita, en Hong Kong, detectaron algunas de personas que lograron recuperarse de COVID-19 todavía están en riesgo.

 

Los médicos examinaron a 12 pacientes que tuvieron coronavirus y se curaron y llegaron a la conclusión de que algunos de ellos tuvieron una reducción de su capacidad pulmonar de entre el 20% y 30% después de su recuperación.

 

Para el encargado del estudio, Owen Tsang Tak-yin, “tienen dificultades para respirar cuando caminan un poco más rápido”.

 

El también director médico del Centro de Enfermedades Infecciosas de la Autoridad en el Hospital Princess Margaret, reveló que, tras visitar en citas de seguimiento a una docena de pacientes dados de alta, constataron que 2 o 3 de ellos no eran capaces de realizar actividades que antes desempeñaban con normalidad.

 

Las tomografías pulmonares realizadas a 9 pacientes mostraron que la superficie de sus pulmones parecía un “vidrio congelado”, algo que sugiere que el órgano quedó dañado, lo que quiere decir que corren el riesgo de desarrollar fibrosis pulmonar, caracterizada por el endurecimiento del tejido pulmonar que impide su funcionamiento adecuado.

 

De momento, los pacientes con el covid-19 son tratados con Kaletra, un medicamento que se utiliza para el VIH, así como con Ribavirin, utilizado en enfermos de hepatitis C, y con Interferon

 

El investigador aconsejó a los pacientes ejercicios físicos, como natación, para recuperar el funcionamiento de los pulmones.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here