Tras la decisión  del Tribunal Supremo de India en septiembre de 2018 de levantar la prohibición de ingreso a mujeres en al templo hindú Sabarimala de Kerala, en el sur del país, dos mujeres lograron ingresar al lugar vedado para las féminas de entre 10 y 50 años, escoltadas por varios agentes para resguardar su protección. Dicho evento es de carácter histórico ya que por meses grupos de mujeres intentaron ingresar al templo sin éxito, al ser sus intentos suspendidos por centenares de devotos y manifestantes de grupos de extrema derecha hindú.

Tras la entrada de dichas mujeres al templo se registraron protestas que obligaron a la Policía a dispersar a los manifestantes con gases lacrimógenos. Imágenes difundidas por medios locales muestran a dos mujeres vestidas de negro y con sus cabezas cubiertas con pañuelos accediendo al templo entre una multitud de hombres, tras haber realizado la ascensión de 5 kilómetros desde la localidad de Pamba.

La sentencia del máximo órgano judicial llegó tras una petición promovida en 2006 por la Asociación de Jóvenes Abogados india desafiando la tradición centenaria en contra de las mujeres en edad reproductiva, consideradas impuras. La decisión desató las protestas de los seguidores del célibe dios Ayyappa, así como de la sección regional del partido BJP del primer ministro, Narendra Modi, y del histórico Partido del Congreso, que se unieron a los devotos durante las manifestaciones para impedir el acceso de mujeres.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here