Un tribunal australiano determinó este viernes que el gigante estadounidense Google engañó a los consumidores en relación a la recopilación de datos de localización a través de dispositivos móviles con sistema Android. Según el tribunal, Google violó la legislación en materia de consumo al recopilar el “historial de ubicaciones” de algunos usuarios, aun cuando éstos habían decidido no compartir esa información.

Para la Comisión Australiana de la Competencia y el Consumidor que presentó la demanda contra Google, dijo que la sentencia del viernes es “pionera en el mundo” sobre esta cuestión.

A su vez, Google se inconformó con la sentencia, dijo que el tribunal había rechazado otras alegaciones más generales del organismo de defensa de los consumidores y que solo se refería a una clase de usuarios muy definida.

Además el tribunal expresó que Google no dejó claro a los usuarios que permitir en su teléfono el seguimiento de la actividad en internet y de las aplicaciones también significaba dar permiso para conservar datos de localización.

Rod Sims, presidente de la Comisión, “se trata de una importante victoria para los consumidores, especialmente para los que se preocupan por su privacidad en internet, y la decisión del tribunal envía un mensaje contundente a Google y a otras empresas de que las grandes compañías no deben engañar a sus clientes”.

La Comisión Australiana de la Competencia y el Consumidor dijo que tras la sentencia pedirá “sanciones pecuniarias” y otras medidas que deberán determinarse más adelante.

Este tipo de datos pueden ser muy valiosos para los anunciantes que intentan ofrecer productos y servicios relacionados con la localización.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here