Un estudio  basado en el análisis de contagios a bordo de un vuelo realizado en Australia en marzo pasado, permite saber que partes de un avión son las más vulnerables a la hora de contraer el cotonsvirus.

La investigación fue hecha en un vuelo de Sídney a Perth  con duración de 5 horas  241 pasajeros, incluidas 11 personas contagiadas de covid-19.  Casi todas acababan de desembarcar del crucero Ruby Princess, donde se confirmaría un brote de la infección.

El informe publicado en la revista Emerging Infectious Diseases apunta que el vuelo se desarrolló  el 19 de marzo, y generó entre 8 y 11 nuevos contagios, revelados con la secuenciación genética en los días posteriores,

Investigadores  de la Universidad australiana de Notre Dame en Fremantl, , la Universidad de Australia Occidental y varios centros médicos del país, analizó la distribución de los pasajeros durante el vuelo para determinar la propagación de la infección en el aparato y os pasajeros ya infectados se encontraban distribuidos equitativamente por la cabina de clase económica, que ocupó la parte media y trasera del avión.

Los pasajeros que resultaron contagiados durante el vuelo se detectaron también en la parte central del avión y 7  se encontraban en asientos de ventana, eliminando así la idea de que esas partes corren menos riesgo de contagio en comparación con las del pasillo.

La mayoría de los contagios se produjeron a 2 filas de un portador de covid-19, aunque se registró un caso a 6 filas de una fuente de infección.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here