Entre los desempleados en Tailandia debido al coronavirus hay incluso cientos de elefantes que dependen del turismo para alimentarse, por lo que sin visitantes, los campamentos de elefantes están perdiendo sus fuentes de subsistencia, obligándolos a retronar a su habitat natural.

De acuerdo con la agencia de noticias AP, desde abril pasado, más de un centenar de paquidermos previamente asentados en la provincia de Chiang Mai, en el norte de Tailandia, han recorrido 150 kilómetros para regresar a su ciudad natal de Mae Chai.

Allí viven cerca de las aldeas, y los residentes locales los cuidan.

La Fundación Save Elephant ubicada en la provincia de Chiang Mai, ha estado promoviendo el regreso de los animales y se sumó a los llamados de recaudar fondos para alimentar a los que se encuentran en parques turísticos.

El dueño de uno de esos pequeños establecimientos, Sadudee Serichevee, no pudo cubrir los costos de mantenerlos y pagar el alquiler de la tierra, por lo que llevó de vuelta los elefantes a la aldea natal de su esposa, en May Tea.

El empresario convenció a varios propietarios para que organizaran juntos la marcha con sus animales, ya que, dice, transportarlos en vehículos es demasiado costoso para quienes regentan esos pequeños parques.

Según la Sociedad Mundial para la Protección de los Animales, 2 mil elefantes pueden morir de hambre en el país. Cada uno de ellos come hasta 300 kilogramos al día de hierbas y verduras, y la situación es crítica

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here