Su nombre. Terry Alan Kath, conocido como Terry Kath, nació en Chicago el 31 de enero de 1946 y fue uno de los fundadores de la banda de uno de los grupos de jazz-rock más grandes de la historia: Chicago. Este 23 de enero se cumplen ya 41 años de la muerte del guitarrista cuyo sonido fue uno de los distintivos de la agrupación.

Kath tenía desde joven un talento natural para tocar varios instrumentos, en especial el banyo, el acordeón y la batería, formando a principios de la década de los sesenta parte de varias bandas de su ciudad natal.

Conoció al saxofonista Walter Parazaider y al baterista Danny Seraphine ej el grupo Jimmy y Los Ejecutivos,  y en una sesión de jazz en la Universidad DePaul, sumaron al trombonista James Pankow y al trompetista Lee Loughnane.

Más adelante, la banda chicago sería una realidad con la adición de Robert Lamm, tecladista-vocalista y Peter Cetera, bajista-vocalista.

El primer disco de la agrupación fue The Chicago Transit Authority, que obtuvo excelentes ventas. Kath, compuso el tema de obertura de este disco doble, llamada   «Introducción», mezcla de estilos musicales, blues, jazz, rock y pop, acompañados por su voz grave y rasposa. El tema de Lamm, «Comienzos», introduce una guitarra acústica de 12 cuerdas, y se convirtió en una de las grandes canciones del disco

El segundo álbum del grupo apareció, por problemas legales con su anterior marca, con solo el nombre de Chicago y a partir de ahí, las subsecuentas grabaciones llevaron el nombre de la banda y un número romano.

Del resto de trabajos de Chicago, hasta el último en el que colaborara Kath, Chicago XI, destaca su contribución en Chicago III, con una composición afectada de varios ritmos «El blues de la Mañana» o, en Chicago VIII, «Gracias por mi Gran Espíritu».

Kath aportaba al grupo fuerza y dinamismo y su voz de inspiración soul, le permitía acometer con éxito tanto el rock como las baladas.

El 23 de enero de 1978, tras la celebración de una fiesta en casa de un amigo en Woodland Hills, California, Kath manipuló una pistola automática aparentemente descargada. Colocó el cañón en su sien y pronunció sus últimas palabras: “Tranquilos, está descargada”. Estaba equivocado y una bala segó su vida.o.

Fue enterrado en el Forest Lawn Memorial Park Cementery en Glendalle. El epitafio es una estrofa de su poema “Memorias de Amor”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here