Los seguidores de la zaga de Harry Potter seguramente recuerdan a uno de los protagonistas más importantes, quien cumple este 14 de enero 3 años de fallecido. se trata de Alan Sidney Patrick Rickman, nacido en Hammersmith, Londres, 21 de febrero de 1946, actor y director de cine británico.

Alan fue el segundo hijo de una familia de clase trabajadora y estudió gracias a una beca en la Latymer School, donde comenzó a intervenir en producciones escolares. Influenciado por su fallecido padre, pintor y decorador que murió de cáncer cuando Alan tenía 8 años, decidió convertirse en diseñador gráfico, mientras dada sus primeros pasos en la compañía amateur teatral The Brook Green Players.

A los 26 años decide solicitar una beca para estudiar en la Royal Academy of Dramatic Art de la que fue su vicepresidente desde 2003 hasta su muerte. Fue aceptado tras interpretar un pasaje de Ricardo III, de William Shakespeare.

En 1978 debutó en su primer papel televisivo como Teobaldo en la obra de teatro Romeo y Julieta en formato de miniserie para la cadena BBC. En 1982 protagonizó su primera película para televisión, Busted y ese mismo año alcanzó el reconocimiento de público y crítica por su papel de Reverendo Obadiah Slope en The Chronicles of Barsetshire.

En teatro saltó a la fama en Les liaisons dangereuses (Las amistades peligrosas, 1985-1987), novela epistolar de Pierre Choderlos de Laclos, adaptada por Christopher Hampton y dirigida por Howard Davies.  Entró en la Royal Shakespeare Company en 1978 y, tras abandonar la compañía unos años después, volvería de nuevo en 1985

En 1988, y tras una dilatada carrera teatral, actuó en su primera película: Die Hard,  lo que supuso el inicio de una destacada carrera cinematográfica, interpretando al villano Hans Gruber, genio alemán y terrorista que planea el secuestro de un edificio llamado Nakatomi Plaza, con el fin de sustraer todas las riquezas que en este se encontraban mientras a la postre toma a todos sus empleados como rehenes cuando estos celebraban la fiesta de Navidad.

Durante los años siguientes actuó en varias películas, entre ellas Robin Hood: príncipe de los ladrones (1992), Sentido y sensibilidad (1995) , Dogma (1999), la parodia de Star Trek titulada Héroes fuera de órbita (1999), Love Actually (2003), la película de Tim Burton Sweeney Todd (2007)

Alan Rickman es además un actor inolvidable por su trabajo en todas las entregas de la saga de Harry Potter (2001, 2002, 2004, 2005, 2007, 2009, 2010, 2011), basada en las novelas de la británica J. K. Rowling, donde interpretó al profesor de pociones Severus Snape y por la que recibió numerosos elogios y se lo califica como uno de sus mejores trabajos.

Rowling propuso a Rickman para el papel y es uno de los pocos actores a los que ha contado algunos secretos sobre sus personajes antes de que fuesen revelados en los libros.

Rickman falleció el 14 de enero de 2016 en Londres a causa de un cáncer de páncreas a los 69 años de edad.​

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here