Más de 500 playas están abiertas al público en Grecia desde el pasado fin de semana en momentos en los que se vive una ola calor sin precedentes con temperaturas de unos 40 grados, récord de calor para el mes de mayo como no se veía en 150 años.

Las playas fueron cerradas el pasado 14 de marzo como parte del plan de lucha contra el coronavirus y evitar el hacinamiento de gente, en un país donde la situación con el coronavirus en Grecia es aceptable, con 2 mil 810 contagios y 160 decesos.

Las playas reabrieron bajo condiciones de distanciamiento social para los bañistas, lo que de acuerdo con las autoridades, servirá de prueba y preparación de cara a la reanudación del turismo, vital para la economía del país y de muchos otros.

El gobierno griego tenía previsto abrir las playas el 1 de junio, pero las altas temperaturas adelantaron la fecha, por lo que quienes acudan a ellas deberán acatar varias condiciones que no parecen haber ahuyentado a los bañistas.

Se prohíbe que se concentren más de 40 personas por cada 1.000 metros cuadrados, mientras que los postes de las sombrillas deben estar separados por 4o metros con sus toldos a no menos de un metro, según el manual del Gobierno dirigido a la población.

Asimismo, se prohíbe la venta y el consumo de bebidas alcohólicas en la playa, mientras los cafés y restaurantes venderán solo comida envasada y para llevar, que no podrá ser preparada en el lugar. Tampoco se podrán practicar deportes de equipo y las regulaciones de playa será responsabilidad de oficiales de inspección.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here