El Gobierno venezolano que encabeza Nicolás Maduro se negó a autorizar una visita de miembros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos al país sudamericano, misma que iniciaría el lunes 3 de febrero.

El argumento del régimen para negar el permiso, es que Venezuela ya no pertenece a la Organización de Estados Americanos.

Y es que además, la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Nacional dominada por la oposición, Había autorizado la entrada a Venezuela de una delegación conformada por 5 personas, entre ellas, la presidenta de la CIDH, Esmeralda Arosamena, con el objetivo de constatar la situación de los derechos humanos en Venezuela”.

La aprobación por parte del legislativo encabezado por Juan Guaidó, daba luz verde a la visita in situ de la CIDH del 3 al 8 de febrero, y entre los asuntos a seguir estaban la persecución de diputados, independencia judicial de Venezuela, instrumentos de control social como el carné de la patria, libertad de expresión, funcionamiento de servicios públicos y el ecocidio en el Arco Minero del Orinoco.

Sin embargo, una carta del canciller venezolano Jorge Arreaza, indica que “en fecha 27 de abril de 2019, entró en vigencia la Carta de la OEA realizada por el Gobierno venezolano (…) En consecuencia, a partir de la mencionada fecha la República Bolivariana de Venezuela dejó de ser Estado parte de la OEA”.

Agregó que “en ningún momento el Gobierno de la República de Venezuela ha invitado o dado anuencia a la CIDH para realizar una visita al país”.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos tiene  casi 2 décadas de no llevar a cabo un trabajo de campo en Venezuela.

foto: archivo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here