La falta de pruebas sobre su eficacia, es lo que ha generado ya polémica en torno a la autorización temporal en Francia de un tratamiento contra el covid-19, basado en un anticuerpo sintético de la farmacéutica Eli Lilly, las críticas provienen de la comunidad médica francesa.

El medicamento forma parte de la familia de anticuerpos monoclonales, que aún no son comercializados en la Unión Europea, y se asegura que constituye una pista prometedora como tratamiento precoz para tratar de evitar la hospitalización y el recurrir al servicio de reanimación entre las personas más vulnerables al virus.

Según el ministro francés de sanidad, Olivier Véran, “es una nueva esperanza (…) que refuerza nuestro arsenal anticovid”.

El tratamiento de la empresa norteamericana Eli Lilly, se lleva a cabo utilizando el bamlanivimab, que se administra mediante una sola inyección en el hospital, con un precio de unos 1.000 euros la dosis. Véran afirma que el medicamento será administrado en Francia “con prudencia” a “pacientes a partir de los 80 años, con problemas de inmunidad”.

Sin embargo, el bamlanivimab es objeto de controversia, y para la Sociedad Francesa de Farmacología y de Terapéutica, “la gravedad de la situación no justifica que se dejen de buscar las pruebas” necesarias para autorizar un tratamiento.

La Sociedad destaca además que los resultados obtenidos en la fase 2 tampoco son concluyentes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here