La selección italiana de fútbol visitó el sábado Venecia, donde se decretó el estado de emergencia ante el desastre generado por la marea alta a lo largo de la semana que termina.

Los azzurri viajaron a la icónica ciudad luego de derrotar 3-0 a Bosnia en partido  clasificatorio para la Eurocopa 2020, y su visita coincide con el anuncio de un acuerdo de patrocinio entre la selección y el aeropuerto de Venecia.

EL portero Gianluigi Donnarumma y el presidente de la federación Gabriele Gravina se pusieron botas de agua y llegaron a la plaza de San Marco, todavía con bastante agua pero reabierta al público.

“Estamos con la ciudad de Venecia. En el nombre de todo el equipo”, declaró el arquero del Milan, mientras que Gravina expresó que “Venecia es una ciudad herida, pero fuerte y maravillosa, ha probado su gran carácter y una extraordinaria capacidad para seguir de pie”.

La delegación visitó varios lugares dañados por las inundaciones, habló con los vecinos, los voluntarios y la policía., y el jefe del grupo de jugadores, Gianlluca Vialli, declaró que “Venecia superará esto también. Como un deportista que sufre una lesión grave, se recuperará”.

Venecia sufrió el martes pasado  sus peores inundaciones en 53 años, cuando llegó a 187 centímetros. El agua invadió iglesias, museos y hoteles de esta ciudad incluida en el patrimonio mundial.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here