Miles de personas se sumaron este jueves a una huelga masiva en protesta en Francia, contra la polémica reforma a las pensiones que pretende el presidente, Emmanuel Macron, donde existen 42 diferentes tipos, y plantea subir de los 62 a los 64 años, la edad con la que los jubilados puedan cobrar el 100% de la prestación.

Las protestas  cuentan este día con el apoyo de profesores, personal sanitario, abogados y personal ferroviario y los problemas en el transporte ya eran evidentes  tanto en la red nacional ferroviaria como en la entidad que gestiona el transporte urbano en la región de parís.

El paro en este medio es ya de 36 días y se estima que el tráfico estará “muy perturbado” con más de la mitad de los trenes cortados, al igual que el metro parisino. En el transporte aéreo, la Dirección General de Aviación Civil avisó también de trastornos y retrasos.

La Torre Eiffel permanece cerrada hoy, luego de que parte de sus trabajadores se han sumado a la huelga.

Desde la primera jornada de movilización el pasado 5 de diciembre, cuando entre 800 mil personas -según el Ministerio de Interior- y 1,8 millones -según los sindicatos- salieron a las calles del país para pedir al Ejecutivo que dé marcha atrás, el movimiento de contestación mantiene importantes niveles de respaldo popular.

Una encuesta publicada el domingo por el semanario Le Journal du Dimanche, más de la mitad de los franceses quieren que el Gobierno retire la reforma, aunque también aumentó el rechazo a las huelgas, cuyos efectos se han dejado sentir en el sector del transporte ferroviario y metropolitano de París.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here