El futuro gobierno y sus planteamientos. Por Alfredo Vega

0

Mucho se ha hablado del futuro gobierno de Andrés Manuel López Obrador; y es que, además de que somos testigos de un traspaso del poder como nunca se había visto en el país, haciendo muy diferente este rito sexenal, la llegada de la izquierda al gobierno y el activismo del futuro Presidente nos hacen sentir por momentos que hay 2 gobiernos trabajando: el de Enrique Peña Nieto y el del tabasqueño

Cada quien tiene a su gabinete operando. Uno en el día a día y el otro elaborando proyectos de gobierno. Y es que, contra lo que sucedía cada 6 años cuando los mexicanos nos enterábamos un día antes de la toma de posesión cual sería el equipo de trabajo del flamante nuevo presidente, esta vez el gabinete lopezobradorista se dio a conocer incluso antes de las elecciones de julio.

Hoy, los medios cubren todos los días las conferencias de prensa del futuro mandatario y su equipo de trabajo. De hecho, la cobertura mediática hacia el flamante mandatario electo (solo falta que lo valide el Tribunal Electoral), adquiere por momentos mayor peso que la del presidente saliente.

Este temprano vínculo con el próximo gobierno permitió a los mexicanos conocer los planes de López Obrador e incluso, hace unos días reveló su plan de 50 ejes de su futura administración.

amlo casa campaña

Me detengo en algunos puntos que han generado más de un comentario en los últimos días y que de alguna forma representan en el papel cambios radicales, no solo entre una forma de gobernar, sino en los contenidos de la oferta de gobierno.

Quizás lo que más ámpula está generando en ese paquete de 50 puntos es el relacionado con la reducción de salarios y la descentralización del gobierno.

En el primer caso, pasarle la tijera al presupuesto en todos los órdenes de gobierno, y recortarlo a la mitad, es bien visto por la sociedad en general, pero la cosa es que llevarlo a la práctica de manera tajante como parece que el nuevo gobierno pretende hacerlo, acarreará probablemente problemas que podrán salirse de control.

Que los salarios de altos funcionarios son altísimos, cierto; que tienen prestaciones fuera de toda proporción, cierto; que han abusado de sus prerrogativas a costillas del bolsillo de quienes los contratamos pagándoles con nuestros impuestos, cierto; que en casos como los legisladores hasta evaden impuestos, cierto; todo es verdad, por lo que los presupuestos de los 3 poderes deben bajar.

Sin embargo, valdría la pena saber cómo llegó López Obrador a decidir que el recorte será del 50 por ciento y su ya calibró las consecuencias. No solo obligará a los altos funcionarios, legisladores y magistrados a olvidarse de prebendas, lujos y despilfarro (que insisto, es correcto), sino que seguramente generará desempleo, y no precisamente entre los directamente afectados, sino entre un sector de burócratas que incluso, vive al día. Empleados de bajo perfil (no asesores), que se quedarían sin chamba.

amlo gana

Bien haría la futura administración en decirnos como manejará el eventual desempleo que ocasionará esta reducción de recursos en un marco de “austeridad republicana”.

¿No sería sido más consecuente realizar gradualmente los recortes presupuestales hasta llegar al 50 por ciento?. Es pregunta, conste.

Por otro lado, Andrés Manuel y su equipo hablan de descentralizar el gobierno y ya hasta anunciaron a qué ciudades de la República se mudarán diversas dependencias del sector público.

¿Cuánto va a costar?; ¿Cuántas personas perderán su trabajo al no poder cambiar su lugar de residencia para mantener el empleo?, ¿Cuántos burócratas tendrían que mudarse y con ello, buscar vivienda y escuelas para sus hijos, entre otras cosas?, ¿Qué se pretende descentralizar?, ¿es necesario mover a la mayoría de las dependencias?.  Muchas preguntas sin respuesta.

Otros temas espinosos sobre los cuales el debate se abre y esto es a todas luces sano, son la elección de un Fiscal General, la reducción a la mitad del gasto de publicidad del gobierno, la ley de amnistía, el regreso del Estado Mayor presidencial al ámbito de la Secretaría de Defensa, millonarios recursos para reactivar el desarrollo del sector energético, el futuro del nuevo aeropuerto, y la relación con el inestable gobierno de estados Unidos.

Se vienen meses muy intensos para el futuro del país: que sea para bien, hay que apostarle a ello.

Acerca del autor

Redacción

Somos un grupo de profesionales de la información y comunicación radiofónica y televisiva y ésta es nuestra ventana para expresar con libertad y responsabilidad puntos de vista sobre el acontecer nacional.

Su dirección de correo no será publicada, revise los campos marcados*