El expresidente brasileño Michel Temer, de 78 años, fue transferido la mañana del martes a las instalaciones del Comando Antidisturbios de la Policía Militarizada de Sao Paulo, donde permanecería en una celda especial hasta que la justicia decidiera su suerte.

Sin embargo, horas más tarde, el Tribunal Superior de Justicia ordenó liberar al expresidente, quien estaba en prisión preventiva desde la semana pasada en el marco de uno de los procesos por supuesta corrupción.

Los magistrados decidieron aceptar por unanimidad el ‘habeas corpus’ presentado por su defensa.

La jueza Caroline Figueiredo había determinado que Temer fuera cambiado de reclusión porque la sede de la Policía Federal en Sao Paulo, que no tenía un espacio adecuado para mantenerlo y los abogados del exmandatario habían solicitado el traslado a una celda más idónea para su condición de exjefe de Estado.

Sin embargo, la orden duró unas cuantas horas, ya que Temer fue liberado aunque no podrá cambiar de domicilio o abandonar el país, además de que debe entregar su pasaporte y no podrá tener acceso a sus bienes, que fueron congelados.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here