Un nuevo estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, identificó un nuevo peligro de tsunami que podría ser devastador en ciertas áreas del mundo, relacionado con fallas de deslizamiento submarinas en la corteza terrestre.

El fenómeno pone bajo riesgo lugares del planeta como la Bahía de San Francisco, la bahía de Izmit, cerca de Estambul, y el golfo de Al Áqaba. Una falla de deslizamiento existe cuando bloques de roca a lo largo de una línea de falla se deslizan horizontalmente unos sobre otros.

Los investigadores responsables del estudio, utilizaron la supercomputadora Blue Waters para modelar los peligros de tsunami relacionados con fallas de deslizamiento en todo el mundo.

Uno de los autores del estudio, Ahmed Elbanna, señaló que lo que es único en nuestro estudio es que, en lugar de considerar un evento de ubicación específica, nos enfocamos en los fundamentos de un sistema de fallas de deslizamiento que interactúan dentro de los límites de una bahía estrecha”.

Se creía que los terremotos en las fallas de deslizamiento solo podían generar un tsunami si desencadenaban deslizamientos de tierra bajo el agua, pero ahora los científicos mostraron que el riesgo es mayor, pues el movimiento lateral y la energía generada en las fallas de deslizamiento pueden producir por sí mismos tsunamis significativos.

Para que ocurra un tsunami se requiere un terremoto en dónde la ruptura ocurre tan rápidamente que el movimiento en la línea de falla es más rápido que las ondas de corte sísmicas generadas en la corteza.

Las ciudades costeras cercanas a fallas de deslizamiento se encuentran en riesgo, especialmente cuando las fallas atraviesan bahías interiores. Los límites de estas bahías estrechas se mueven, lo que provoca que se unan 3 fases del terremoto: el movimiento inicial y las ondas de choque, el desplazamiento del agua durante el terremoto y el movimiento de la ola de tsunami resultante.

Cada fase puede desarrollarse de manera diferente según las condiciones locales.

“A diferencia de los terremotos y el subsiguiente desplazamiento de agua que ocurren a muchos [kilómetros] de la costa, un terremoto y un tsunami que ocurren dentro de los estrechos confines de una bahía dejan muy poco tiempo de advertencia para la costa”, señaló Elbanna. (RT)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here