Estados Unidos advirtió que tiene a su disposición “otras herramientas” más allá de la diplomacia, si Corea del Norte concreta su amenaza de hacer un “regalo navideño” a la Unión Americana, en medio de temores de una reactivación del programa nuclear que lleva adelante el régimen juche liderado por Kim Jong-un.

Corea del Norte pidió retomar las negociaciones con Estados Unidos sobre el programa nuclear norcoreano, pero advirtió que si no se cumplían sus exigencias Estados Unidos podría recibir un “regalo de Navidad”.

Expertos temen que el mensaje norcoreano sea una advertencia y se trate de un nuevo ensayo de misiles de largo alcance, como forma de presionar para que Pyongyang y Washington sigan adelante con sus negociaciones. El consejero de seguridad de la Casa Blanca, Robert O’Brien, dijo que un nuevo test de ese tipo podría tener consecuencias, aunque optó por no especular.

“Tenemos varias herramientas a nuestra disposición, y se puede ejercer presión adicional sobre los norcoreanos”, dijo O’Brien, quien recordó que Estados Unidos. es la principal potencia económica y militar del mundo.

También deslizó que la política de diplomacia y diálogo impulsada con Donald Trump seguramente ha persuadido ya a Kim Jong-un. “Quizás (Kim) haya reconsiderado (un nuevo ensayo). Habrá que esperar y ver qué sucede. Estamos monitoreando de cerca la situación, que por supuesto nos preocupa”, agregó o’Brien.

El norteamericano dijo que Estados Unidos tiene vías de comunicación abiertas con Pyongyang, aunque no quiso referirse con más detalle al tema, y añadió que Washington adoptará las medidas que suele adoptar en estos casos, puesto en el escenario de un nuevo ensayo.

“Si Kim Jong-un toma esa decisión, estaremos muy decepcionados y demostraremos esa decepción”, advirtió el aseso de Trump.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here