El Gobierno del Japón pondrá en vigor a partir del 13 de abril, medidas más estrictas contra el coronavirus en las prefecturas de Tokio, Kioto y Okinawa, sin declarar estado de emergencia.

Las medidas se impondrán hasta el 5 de mayo en Kioto y Okinawa, y hasta el 11 del mismo mes en Tokio. Actualmente se aplican en las prefecturas de Osaka, Hyogo y Miyagi, donde se levantarán el 5 de mayo.

El primer ministro, Suga Yoshihide, expresó su esperanza de se puedan frenar suficientemente los contagios sin necesidad de declarar estado de emergencia.

Las medidas incluyen pedir a los establecimientos que sirven comida que recorten horarios para cerrar a más tardar a las 8 de la noche.

Suga dijo que los funcionarios visitarán los establecimientos correspondientes para confirmar si cumplen con la petición. A los que se nieguen a acatarla se les castigará.

Nuevas variantes de coronavirus se están propagando en la región de Kansai, ubicada en el oeste de Japón, y el Gobierno insta a la gente a abstenerse de hacer viajes no esenciales entre prefecturas, incluso en las vacaciones nacionales de fines de abril y principios de mayo.

El Gobierno central observará la situación junto con los gobernadores de las prefecturas de Saitama, Chiba y Kanagawa, y podría considerar la expansión de medidas más estrictas a esas áreas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here