La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern presentó desde mayo pasado la posibilidad de cambiar la jornada de trabajo a 4 días semanales para ayudar a reactivar la economía, fuertemente golpeada por la pandemia de coronavirus.

Se termina el año del coronavirus y la filial en este país de Oceanía de la empresa de alimentos y cosméticos Unilever, dio a conocer que experimentará la semana laboral de 4 días sin recortes salariales para los empleados.

El gigante alimenticio señala que sus 81 empleados podrán formar parte de la prueba, que previsiblemente comenzará en diciembre y durará un año. A la luz de los resultados en Nueva Zelanda, Unilever podría introducir este método de trabajo para sus 155 mil trabajadores a escala global.

La empresa espera que sus empleados tengan una mayor productividad si se les permite una mayor flexibilidad, y los resultados del experimento serán analizados por la Universidad de Tecnologías de Sídney.

El director general de Unilever Nueva Zelanda, Nick Bangs, dijo que “nuestro objetivo es medir el rendimiento en función de la producción, no del tiempo. Creemos que la antigua forma de trabajar está desactualizada y ya no es adecuada”.

Añadió que “este es un momento emocionante para nuestro equipo, una forma de validar el papel de catalizador que el COVID-19 ha desempeñado en la transformación de las prácticas en el mundo laboral”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here