Una empresa nipona intenta descubrir si los desempleados afectados por el crecimiento de los procesos de automatización estarían dispuestos a vender su privacidad.

Se trata de la compañía Plasma Inc. que quiere llevar a cabo un experimento social llamado Project Exograph, y por lo pronto ya hay 4 desempleados que dejarán que la empresa instale cámaras en sus hogares, excepto en los baños como único sitio de intimidad.

Project Exograph es una de las variaciones de la idea de la renta básica universal. Según el concepto, el gobierno debe pagar una suma incondicional de dinero a cada miembro de la sociedad, para garantizar que puedan comprar las cosas que necesitan para vivir.

Las cámaras grabarán durante diciembre todo lo que hacen los participantes, quienes tendrán como pago por permitir intrusos en su privacidad poco más de 1,800 dólares, cada uno, equivalente a 50 % más que los beneficios sociales que reciben.

Plasma Inc. anonimizará los videos a finales de año para que los participantes no sean identificables, y el material será analizado para identificar sus necesidades y hábitos, además de ver cómo puede monetizarlo. aunque no lo venderá.

La idea de la compañía reside en vender privacidad real. La compañía espera que, dado que hay compradores que utilizan datos digitales de personas, algunos pueden estar interesados ​​en comprar datos sobre su vida real.

Hiroki Enno, director ejecutivo de Plasma Inc., explicó al diario The Mainichi que la compañía decidió explorar la posibilidad de generar dinero para las personas en caso de desempleo debido a la automatización, y expone que “si la inteligencia artificial y los robots progresan, las personas no tendrán que trabajar y podrán vivir proporcionando datos por dinero. En base a esto, hemos establecido la suma requerida para mantener un nivel de vida saludable y mínimo”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here