El papa Francisco se dijo este miércoles muy apenado, luego de ver la fotografía de un padre y su hija, quienes perecieron ahogados en aguas del Río Bravo.

En un comunicado, el Vaticano dijo que “el Santo Padre ha visto, con inmensa tristeza, la imagen del padre y de su hija muertos ahogados en el río Grande mientras trataban de pasar la frontera entre México y los Estados Unidos. El Papa está profundamente apenado por sus muertes, reza por ellos y por todos los migrantes que han perdido la vida tratando de escapar de la guerra y la miseria”.

Luego de la audiencia general de los miércoles, el papa agradeció a los mexicanos por ser tan “acogedores” con los migrantes, durante el saludo a los fieles en español en la plaza de San Pedro.

Como es habitual, Francisco saludó a los grupos de fieles procedentes de España y Latinoamérica y entre ellos al grupo de peregrinos de Tlalnepantla, acompañados de su arzobispo, José Antonio Fernández Hurtado, y pidió entonces al Espíritu Santo “para que nuestras comunidades sean acogedoras y solidarias, viviendo la liturgia como encuentro con Dios y con los hermanos”.

Dirigiéndose a los fieles mexicanos dijo: “Yo quiero felicitar a los mexicanos porque son tan acogedores con los migrantes. Que Dios se lo pague”.

La fotografía ya dio la vuelta al mundo y en ella aparecen Óscar Alberto Martínez Ramírez, de 25 años de edad, y su hija Valeria, de un año y 11 meses, ahogados en una de las orillas del río Bravo cerca de la ciudad de Matamoros.

La familia procedía de El Salvador y la madre y esposa de los fallecidos, Tania Vanessa Ávalos, dijo a las autoridades que el agua se llevó primero a la niña y fue su padre quien salió en su ayuda, pero fueron llevados por la corriente del río y desaparecieron.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here