La ciudad tailandesa de Lopburi se ve cada vez más rebasada por la invasión de más de 8 mil monos que han afectado algunos sectores de la economía local y han obligado a cerrar varios negocios.

De acuerdo con el diario The New York Times los primates, quienes antiguamente eran venerados por las comunidades budistas de la región, habitaban en templos y en ruinas de la antigua civilización jemer que hay en la ciudad.

Sin embargo, son casa vez más y  se han apropiado de varias calles.

Pese a los esfuerzos de las autoridades, durante los últimos años los monos se han apoderado de edificios abandonados, destrozado establecimientos, atacado a la población local y causado daños a los automóviles estacionados.

La Policía asegura que las acciones que han tomado para controlarlos han sido infructuosas u ante ello, funcionarios de vida silvestre han comenzado una campaña de esterilización para tratar de controlar su número.

Durante junio, más de 300 animales fueron operados, y se espera que otros 200 sean esterilizados en agosto. Los monos lograron identificar y evitar a los trabajadores del departamento de vida silvestre, quienes portaban uniformes con estampados de camuflaje y atraían a los animales a las jaulas con comida, de manera que los funcionarios se vieron en la necesidad de cambiar de uniforme y pretender que eran turistas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here