Luego de que un fallo judicial echó abajo el decreto del presidente argentino Alberto Fernández, que suspendía clases presenciales en Buenos Aires hasta el 30 de abril en medio de la segunda ola de coronavirus, buena parte de las escuelas de la ciudad abrieron el lunes.

El fallo es consecuencia de una demanda de un grupo de padres y organizaciones civiles, que recurrieron a la justicia contra el decreto presidencial firmado el pasado viernes. Una corte de apelaciones local ordenó a la alcaldía de Buenos Aires garantizar la educación presencial en establecimientos educativos públicos y privados de los 3 niveles de enseñanza.

La resolución judicial fue conocida la noche del domingo, por lo que el movimiento en las escuelas no era el de un día normal y hubo planteles cerrados que no aprovecharon el fallo judicial.

Por su parte, los sindicatos magisteriales convocaron a una huelga en contra del fallo, que aplica sólo a la capital argentina y en escuelas de los suburbios que la rodean.

La decisión del presidente Fernández de cerrar las escuelas en Buenos Aires aumento la molestia de sectores sociales que ya no avalan como antes la gestión de la pandemia, en momentos en que Argentina registra el pico de la pandemia con un promedio de 25 mil nuevos contagios de coronavirus cada 24 horas.

Argentina registra 2,69 millones de contagios y más de 59 mil 200 fallecidos por coronavirus, según la Universidad Johns Hopkins.

Para el gobierno nacional la reapertura de las escuelas entre febrero y los primeros días de marzo en la capital y sus alrededores, incrementó la circulación de personas y los encuentros sociales que explican en parte del crecimiento de casos.

Según el Ministerio de Salud, “el análisis de la curva epidémica en el grupo de población en edad escolar indica que desde el comienzo del ciclo lectivo se ha producido un aumento del número de casos, mayor a lo observado en la curva de la población general”.

En cambio, el alcalde de Buenos Aires y uno de los líderes opositores , Horacio Rodríguez Larreta, dijo que las escuelas no son foco de contagios y que el porcentaje de circulación en transporte público de la comunidad educativa es bajo respecto al de otras actividades.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here