El mundo científico hace sus proyecciones respecto a la pandemia del coronavirus, y para los expertos de la Universidad de Harvard una previsión sobre el comportamiento del SARS-CoV-2 para los próximos 5 años indica que es posible que el distanciamiento social opere todavía como medida de prevención hasta el año 2022.

Los investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard afirman en un estudio publicado en la revista Science, que el avance de la enfermedad de la COVID-19 durante los próximos 5 años dependerá del comportamiento que tenga en esta primera onda pandémica.

Para ello, proyectaron escenarios que podrían suscitarse a lo largo de los siguientes años según las dinámicas de transmisión del SARS-CoV-2 y precisaron que es posible que se deba prolongar el aislamiento intermitente hasta 2022.

Con base en la proyección estimada, los escenarios pospandémicos se agudizarán en patrones estacionales y geográficos; es decir, el SARS-CoV-2 atacará con mayor o menor intensidad según la condición climática de cada región. Ante esto, es necesario aplicar medidas intermitentes de distanciamiento social para evitar picos epidémicos que excedan la capacidad de los centros hospitalarios.

“Las medidas de distanciamiento social podrían relajarse por completo a principios o mediados de 2021, dependiendo nuevamente del grado de la fuerza estacional de transmisión”, explica el equipo dirigido por Stephen M. Kissler.

Más aún, la proyección del estudio apunta que el comportamiento del virus está fundamentado en aspectos no farmacéuticos como son la eficacia de las medidas de prevención o el grado de inmunidad que se genere durante la pandemia.

Sin embargo, estos pronósticos pueden variar según la magnitud de los proyectos científicos que se desarrollen durante los tiempos de la primera ola pandémica: estudios serológicos, vacunas y tratamientos.

Así, la cantidad de pruebas de carácter serológicas que se realicen podrá presentar un escenario más claro sobre aquellas personas que hayan generado anticuerpos durante la fase de infección.

El equipo de científicos de Harvard también subraya que el impacto de COVID-19 podrá cambiar conforme se realicen vacunas que generen inmunidad ante el SARS-CoV-2 y tratamientos para asistir en el período de convalecencia. No obstante hicieron hincapié en que la intensidad de los brotes pandémicos y pospandémicos dependerá de la época del año en que se establezca la infección, por lo que hacen un llamado a mantener las estrategias de distanciamiento social como una forma de evitar la tensión de los sistemas de salud.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here