El papa Francisco publicó este viernes una ley sobre prevención y lucha contra la violencia a menores y personas vulnerables, entre ellas los abusos sexuales, que se aplica a empleados de la Curia y el Vaticano, así como al cuerpo diplomático.

En un comunicado, la santa Sede explica que “el Santo Padre desea que también gracias a estas normas que conciernen al Estado de la Ciudad del Vaticano y la Curia Romana, madure en todos la conciencia que la Iglesia deba ser cada vez más una casa segura para los niños y las personas vulnerables”.

La ley contiene una especie de carta apostólica a iniciativa del papa-, dedicada a la “protección de menores y de personas vulnerables” en el seno de la Curia romana y la Ciudad del Vaticano.

Dicha ley incluye una prescripción de 20 años para denunciar los actos de violencia, un plazo que se aplica a partir de la edad de 18 años para los menores agredidos.

Un artículo prevé la obligación de denuncia, salvo en caso del sacramento de la confesión para los eclesiásticos.

Una persona condenada por haber abusado de un menor o de una persona vulnerable debe ser “destituida de su cargo”. Pero esta persona también debería recibir ayuda psicológica y espiritual adecuada con vistas a su “reinserción social”, indica el papa.

Esas líneas para hacer frente a casos de abusos sexuales son exigidas desde 2011 por la Santa Sede a las conferencias episcopales de todo el planeta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here