La cobertura de salud universal es condición para construir sociedades y economías sanas y lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible, dijo António Guterres en su mensaje para el Día Mundial de la Salud, celebrado cada 7 de abril.

El Secretario General recordó que, pese a que la salud es un derecho humano, la mitad de la población del mundo carece de servicios sanitarios básicos e indicó que el propósito de la cobertura universal es garantizar que toda la gente tenga un acceso equitativo a esos cuidados sin por ello sufrir dificultades económicas.

Se estima que 100 millones de personas se suman año con año a las filas de la pobreza extrema por no poder hacer frente a los gastos médicos, según el último informe de la Organización Mundial de la Salud con datos de 2016.

Además, Uno de cada 4 centros sanitarios del mundo no tiene servicios de agua o saneamiento, cosa que afecta 2 mil millones de personas en el primer caso y 1500 millones en el segundo, según datos de un estudio conjunto de la OMS y UNICEF.

Para Guterres, “no basta con mejorar los servicios de salud; se necesitan políticas y medidas en muchos ámbitos. Debemos ocuparnos de los grandes determinantes de la salud, incluidos los factores sociales, económicos y ambientales”.

Agregó que “necesitamos trabajadores sanitarios altamente capacitados y calificados que puedan educar a sus pacientes y defenderlos. Necesitamos personas empoderadas que sepan cuidar de su salud y de la de sus familias. Necesitamos que las comunidades tengan acceso a la atención de la salud en el lugar y el momento precisos. Debemos destacar también la importancia de la salud mental, tantas veces estigmatizada y olvidada.

Finalmente, señaló que para materializar el derecho a la salud hacen falta determinación política y alianzas. “Demostremos al mundo que estamos dispuestos a subsanar las deficiencias en materia de cobertura sanitaria en todo el mundo y a asegurar la salud para todos”, concluyó.

La Organización Panamericana de la Salud se sumó al llamado del Secretario General y pugnó por un acceso igualitario a una atención de sanitaria integral y de calidad, e indicó que, aunque un tercio de las personas del continente carecen de servicios básicos de salud, los países de la región han conseguido avances entre los que sobresale el aumento de 16 años en las expectativas de vida logrado en los últimos 45 años, además de una reducción importante de la mortalidad infantil.

Los desafíos persisten, sobre todo porque los progresos no han sido equitativos, aclaró la agencia de la ONU, que presentará la semana que viene en México un informe con recomendaciones para ampliar el acceso y la cobertura de salud en la región para 2030 sin dejar a nadie atrás.

Para la conmemoración de este año, la OPS lleva a cabo una campaña basada en la solidaridad y la equidad como valores centrales de la salud universal, enfatizando la necesidad de que toda la sociedad aporte para promover la salud de todas las personas, y en particular para proteger a los más desfavorecidos.

Actualmente, en la mayoría de los países de la región, los niveles de gasto directo del bolsillo en salud de las personas están por encima del 25% del gasto total de los hogares, cifra muy elevada.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here