Slim y el mito de la televisión abierta. Por Estela Livera

0

 El lugar común cuando se habla sobre las reformas a la Ley Federal de Telecomunicaciones se centra en las nuevas cadenas de televisión que “permitirán más competencia, acabarán con el monopolio de Televisa y TV Azteca y habrá una mejoría en los contenidos”.

La reforma es mucho más que eso y la palabra clave es, dominancia.

Las reformas promulgadas el pasado 10 de junio,  incluye telefonía fija, telefonía móvil y servicio de datos que involucra directamente a otro monopolio: el de Carlos Slim.

Sus empresas dominan el 87 por ciento del mercado de telefonía fija en México y el 70 por ciento en telefonía celular. La nueva ley plantea que las empresas de telecomunicaciones, tanto radio, como televisión y desde luego telefonía y datos, no podrán tener más del 50 por ciento del mercado lo que si bien permitirá que Slim ingrese a  televisión, también lo obligará a desincorporar los activos de las empresas de telefonía fija y móvil que incluye internet (datos) donde el hombre más rico del mundo es dominante.

El negocio está en el triple play:  telefonía (voz) internet (datos) y  televisión de paga.  Los números son contundentes: mientras que el mercado de telecomunicaciones asciende a 32 mil millones de dólares anuales, el de la televisión abierta representa apenas la sexta parte es decir, 5 millones de dólares anuales.

La Comisión Federal de Telecomunicaciones informó esta semana que la telefonía celular creció de junio de 2010, de 86 millones de suscriptores a 102 millones a junio de 2013,  la banda ancha móvil pasó de 1.4 a 12.1 millones de usuarios en ese mismo período mientras que la penetración de internet entre la población casi se duplicó y pasó de 10.8 por ciento a 20.9 por ciento.

Más aún, a nivel mundial el año pasado el número de usuarios de redes inalámbricas creció más del doble comparado con 2011 y esta es una tendencia que se repite por cuarto año consecutivo. Un reporte de la empresa Alestra indica que para 2016 existirán 19 mil millones de conexiones en el mundo y la mitad de todo ese tráfico corresponderá a redes inalámbricas. En 2012, casi el 81 por ciento del tráfico mundial en internet ocurrió en smartphones y tabletas.

¿Cuál es empresa es la dominante en  México en telefonía y datos?  América Móvil y Telmex de Carlos Slim que promedian 70 por ciento del mercado, Telefónica Movistar empresa española es el segundo operador más grande en México con el 20 por ciento del mercado, Iusacell con apenas el 5 por ciento y el resto es de otros operadores incluido Nextel.

Esta circunstancia cambiará con las reformas a la Ley de telecomunicaciones que en televisión afectará al duopolio televisivo –que participa de forma limitada en voz y datos- pero que también afectará sin duda alguna al monopolio de Slim, hoy por hoy, líder en telefonía y datos.

Es importante apuntar que la empresa líder en América Latina en voz y datos es América Móvil que también se posiciona en Europa.  Cabe apuntar sin embargo, que las condiciones y regulaciones con las que las empresas de Slim operan en otras partes del mundo son muy diferentes a lo que ocurre en México.

Lo que también es indudable, es que pese a que Carlos Slim es líder en telecomunicaciones, los servicios que presta en México –y esto está documentado por la OCDE-   son de los más caros del mundo en materia de telefonía, lo mismo que en internet, con precios altos y las velocidades más bajas.

En América Latina –especialmente en Brasil, Argentina y Perú- la interconexión fue reglamentada técnica, económica y legalmente de forma similar pero en México, dicha reglamentación apenas se está delineando lo que ha permitido que Slim fortalezca su monopolio.

Las cosas cambiarán. Por ejemplo, de aprobarse las leyes secundarias a  Ley  Federal de Telecomunicaciones tras las protestas de empresas como Iusacell, Nextel o Telefónica, Telmex deberá desagregar su red, la más importante y deberá compartirla con otras empresas.   La idea, es clara: permitir la inversión extranjera al 100 por ciento en telecomunicaciones –solas o en alianzas-  y ahora sí,  las empresas de Slim tendrán competencia en voz y datos.

La idea es que los mexicanos  tengan más y mejor oferta a mejores precios en un contexto en el que la propia producción de televisión y cine se ve a través de internet, en computadoras pero principalmente en smartphones y  tabletas.  La idea es, de acuerdo a los expertos, que la penetración de servicios de banda ancha sea de 30 suscriptores por cada 100 habitantes, aumentar la penetración y de internet.

Por ello creo, que el debate que solamente se centra en la televisión es parcial y que cuando se habla de televisión abierta se genera un falso debate. Con respecto a esto es importante precisar que de acuerdo a datos de la Asociación Mexicana de Agencias de Publicidad, de 2010 a 2012 la inversión en televisión de paga aumentó 30 por ciento.

El propio Carlos Slim ha dicho abiertamente que la televisión abierta  no le interesa por lo que el tema de las nuevas cadenas representa un debate falso –porque limita el tema a la televisión abierta-  dado que en ese segmento la publicidad está decreciendo mientras que por ejemplo,  el número de suscriptores a la televisión restringida ascendió a 14.38 millones de contratos por el crecimiento de televisión satelital y por cable, según los reportes que publicó la COFETEL.

Los especialista han subrayado que con el apagón analógico de la televisión abierta programado para 2015 las proyecciones indican que las suscripciones de televisión de paga se duplicarán. La moneda está en el aire todavía.

Hay que esperar la aprobación de las leyes secundarias y el no menos importante nombramiento de los integrantes del nuevo Instituto Federal de Telecomunicaciones así como de la Comisión Federal de Competencia, quienes deberán demostrar que son completamente ajenos a la industria y que serán, al final del día, los responsables de operar, acotar y supervisar con imparcialidad que se ejerza la ley y que de una vez por todas se termine con las prácticas monopólicas.

carlos-slim-df-mexico

Acerca del autor

Estela Livera

Licenciada de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; actualmente es locutora y comentarista en Radio Fórmula y además conduce el programa Código en proyecto 40 y Tres por Tres en el Canal 3 del estado de Hidalgo. Colabora en este sitio con la columna: Sentido Común.

Su dirección de correo no será publicada, revise los campos marcados*