El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció que la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, estará al frente de la tarea de frenar y resolver el problema de la migración ilegal desde la frontera sur que lleva a México y Centroamérica, y en específico a El Salvador, Honduras y Guatemala.

Biden, hizo el anunció desee la Casa Blanca y aseguró que la vicepresidenta Harris es la persona más calificada para ese trabajo, subrayando que “cuando ella hable, hablará por mí y no tiene que consultarlo antes conmigo”.

El presidente ya sabe de que se trata este trabajo, ya que lo llevó a cabo cuando fue vicepresidente en el gobierno de Barack Obama en 2014, cuando diseñó el Plan para la Alianza de Prosperidad para el Triángulo Norte de Centroamérica, en el que se incluían 750 millones de dólares para los 3 países, buscando frenar las causas de la migración, pobreza, falta de oportunidades económicas y violencia.

Harris dijo que “no hay duda de que existe una situación compleja” y habló de la necesidad de fortalecer la frontera mientras se refuerza la relación con los países del Triángulo Norte y se estimula la colaboración con el sector privado.

La vicepresidenta tendrá 2 tareas: La primera será frenar la llegada irregular de migrantes a la Unión Americana, con medidas para fortalecer la frontera y programas para que los centroamericanos puedan tramitar desde sus países de origen, peticiones de asilo. El segundo consistirá en supervisar los esfuerzos diplomáticos para fortalecer la colaboración con los países del Triángulo Norte, de donde procede la mayor parte de migrantes.

Harris será ayudar a esas naciones a combatir la corrupción, proveer oportunidades económicas a sus ciudadanos y fortalecer sus instituciones y Estado de Derecho. La vicepresidenta ya ha empezado a asumir su nueva responsabilidad. Este miércoles conversó por teléfono con la delegación de alto nivel estadounidense que se reunió el martes con el Gobierno mexicano y que se dirigirá ahora a Guatemala.

De momento, Harris no tiene planeado viajar a Centroamérica, explicó uno de los funcionarios. Sin embargo, en una entrevista con la cadena CBS, la vicepresidenta sí que se comprometió a visitar la frontera con México, aunque no ha precisado si lo hará pronto.

La migración irregular de Centroamérica a Estados Unidos ha crecido en los últimos meses y colapsado el sistema de acogida, lo que ha provocado críticas hacia el Gobierno de Biden, en especial por la situación de los menores que han cruzado la frontera en las últimas semanas y han tenido que quedarse más tiempo del permiso por la ley en centros de Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, diseñados para adultos, no para niños o adolescentes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here