Un estudio publicado en el Boletín de la Sociedad Prehistórica Francesa da cuenta de una losa de piedra ornamentada de una antigüedad estimada en 4 mil años redescubierta en la Bretaña francesa, y que se considera como el mapa tridimensional más antiguo de Europa.

Se trata de un bloque de esquisto de tono grisáceo, de 2,20 metros de largo por 1,53 de ancho y 0,16 de grosor, cuyo origen se remonta a la Edad de Bronce temprana. Originalmente formó parte de una tumba en un enterramiento prehistórico en la comuna de Leuhan y hallado por primera vez en 1900 por el arqueólogo local Paul du Chatellier.

La piedra fue trasladada al castillo de Kernuz, propiedad entonces de Du Chatellier y hoy un museo privado dedicado al arqueólogo, donde el objeto permaneció más de un centenar de años en un sótano antes de ser encontrado de nuevo en 2014.

Los autores del nuevo trabajo comenzaron a estudiar la losa en 2017, y analizaron la topografía de su relieve y morfología mediante técnicas fotográficas e imágenes tridimensionales de alta resolución.

Los investigadores observaron que las marcas y grabados en la piedra son iguales en cuanto a técnica y estilo y que siguen motivos repetidos unidos por líneas, con lo cual parecen constituir una composición cartográfica prehistórica. Para verificarlo efectuaron un análisis de geolocalización y encontraron que los grabados representaban en relieve un área de aproximadamente 30 por 21 kilómetros del valle del río Odet, con un 80 % de precisión.

Clémment Nicolas, investigador de la Universidad inglesa de Bournemouth y coautor del trabajo, explicó a la BBC que “existen varios de este tipo de mapas tallados en piedra por todo el mundo. Generalmente, son meras interpretaciones. Pero esta es la primera vez que un mapa haya representado un área en una escala específica”,

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here