Un estudio publicado en la revista científica Nature reporta que un equipo de investigadores desarrolló robots microscópicos e hiperresistentes capaces de desplazarse a 4 patas, con el tamaño del grosor de un cabello.

Marc Miskin, uno de los autores del estudio, comentó a la agencia de noticias AFP que “son invisibles al ojo humano, poseen 4 patas y se alimentan mediante células solares implantadas. Podemos hacer mover sus piernas enviando una luz láser sobre estas células fotovoltaicas, lo que les permite caminar”.

Cada robot está formado por un circuito fabricado a partir de células fotovoltaicas de silicio y de 4 accionadores electroquímicos que la hacen de patas. El estudio precisa que estos mecanismos de 0,1 mm son robustos porque pueden sobrevivir en entornos muy ácidos y a variaciones de temperaturas de más de 70 grados centígrados

Los investigadores produjeron más de un millón de robots, que “podrían inyectarse mediante agujas hipodérmicas, ofreciendo la posibilidad de explorar entornos biológicos”, o quizás ser útiles para reparar materiales a escala microscópica.

Miskin detalla que “50 años de reducción de electrónica nos condujeron a tecnologías extremadamente minúsculas: se pueden construir captores, computadoras, memorias, todo en espacios muy reducidos. Pero si uno quiere también robots, necesita accionadores, piezas que se muevan”, sin necesidad de una fuente de energía demasiado pesada ni voluminosa.

Los microrobots están aún lejos de ser perfectos, pues son lentos e incontrolables, pero en conjunto con componentes microelectrónicos podrían convertirse en microrobots autónomos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here