El expresidente francés Nicolás Sarkozy se convirtió este lunes en el primer exlíder de Francia que cumplirá una condena de cárcel, la cual consistirá en 1 año preso y 2 en libertad condicional, tras ser condenado por un tribunal de París.

La autoridad judicial declaró a Sarkozy culpable de corrupción y tráfico de influencias en el sonado caso de las escuchas telefónicas. El mandatario abandonó el edificio del tribunal sin hacer ningún comentario.

El segundo acusado, su abogado Thierry Herzog, y el tercero, el juez Gilbert Azibert, deberán recibir la misma condena.

La histórica condena a Sarkozy, que puede apelar la sentencia, se produce dos semanas antes de que se abra otro proceso en el que está implicado el expresidente, el de las presuntas irregularidades sobre la financiación de su campaña para las elecciones presidenciales de 2012.

Al expresidente de Francia se le imputaban intentos de obtener ilegalmente en 2014 información sobre una investigación en su contra de un magistrado. Sarkozy y Herzog son sospechosos de haber prometido a Azibert un trabajo en Mónaco a cambio de información sobre la investigación de la presunta financiación ilegal en 2007 de la campaña presidencial del exlíder galo.

De acuerdo con medios franceses, en el marco de la investigación del caso sobre la financiación de la campaña presidencial, en septiembre de 2013 los investigadores intervinieron en los teléfonos oficiales de Sarkozy.

A principios de diciembre la Fiscalía de Francia pidió para el expresidente una condena de 4 años de cárcel, 2 de ellos en pena suspendida.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here