Un informe del Grupo de Expertos para Asesoramiento Estratégico de la Organización Mundial de la Salud deja entrever que los datos proporcionados por los fabricantes chinos de vacunas Sinopharm y Sinovac muestran la seguridad y la eficacia de sus fármacos.

Ambas vacunas ya se usan en muchos países, pero ninguna ha recibido la aprobación de un organismo regulador estricto.

Estás compañías presentaron expedientes de sus productos a la OMS para su inclusión en la lista de uso de emergencia”, señala el documento, y se subraya que “las vacunas demostraron seguridad y buena eficacia contra la enfermedad sintomática COVID-19”.

Sin embargo, ambos fármacos carecen de datos de su utilización en personas de mayor edad y en personas con padecimientos crónicos.

Para vacunar a los integrantes de esos grupos de la población, se necesitan estudios de la eficacia y seguridad de las vacunas después de su administración, destaca el informe.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here