Horas después del fallido operativo del gobierno para detener a Ovidio Guzmán López, la ciudad sinaloense de Culiacán amaneció este viernes con las calles acías, comercios e industrias cerradas y chatarras de tráileres y camiones todavía humeando en cruces viales, luego de un jueves de pánico y terror en la capital del Estado

Pocos culiacanenses realizan sus actividades cotidianas, en algunas calles se percibe presencia de algunos sujetos armados, no hubo actividades escolares y se percibe miedo en los suburbios de la ciudad, en donde ni automovilistas ni taxistas quieren transitar, porque saben, que en cualquier momento puede estallar nuevamente la violencia.

También hay temor porque aseguran que si la Secretaría de la Defensa Nacional efectúa un nuevo operativo en la ciudad, más cuando circula ya la versión oficial de 7 militares heridos, es seguro que se desatará nuevamente una posible masacre.

Hay  hoteles llenos, porque muchas familias que tienen sus residencias en la ciudad, prefirieron meterse al primer hotel cercano para resguardarse de las balaceras y el Palacio de Gobierno del Estado está resguardado por varios pelotones de militares y están colocados estratégicamente para poder vigilar todos los accesos ante un posible ataque de los grupos armados.

El sector de Tres Ríos, donde ayer se localizó a Guzmán López, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, está vacío aunque es el más exclusivo de la ciudad y donde también se encuentra la zona más de bares, los cuales podrían permanecer cerrados este fin de semana.

En entrevista televisiva, el Gobernador de Sinaloa, Quirino Ordáz Coppel, dijo no saber sobre el operativo y sobre la detención de Ovidio Guzmán, hijo del “Chapo”.

Explicó que tuvo comunicación durante la tarde de ayer con el Secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, y con la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, los cuales le informaron que la situación estaba complicada.

Cuestionado  sobre si tenía más datos, el Gobernador respondió “no sé más, y estas cosas, como la operación, la hizo directamente el Ejército. La información es muy privilegiada o es de Seguridad Nacional.

Sobre si había toque de queda en Culiacán, dijo que de ni ninguna manera existía y que después de los hechos violentos en las principales avenidas del municipio, la tranquilidad  (según él), estaba regresando, que se estaba restableciendo la calma, sin embargo, agregó que es obvio que la gente estaba muy nerviosa e inquieta por lo vivido.

Los hechos del jueves dejaron un saldo de 8 personas muertas. (con información de Notimex)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here