Para quienes consumen esteroides anabólicos, sea para elevar el rendimiento o para verse más “estéticos”, un nuevo estudio revela que su uso ciertamente aumenta la masa muscular y la fuerza, pero tiene efectos secundarios que van desde el acné hasta problemas cardíacos, aumento de la agresividad…y ahora, se sugiere que también pueden provocar envejecimiento prematuro del cerebro.

Astrid Bjornebekk, la autora principal del estudio que trabaja en el Hospital Universitario de Oslo, establece que “el uso de esteroides anabólicos se ha asociado a una serie de efectos secundarios médicos y psicológicos. Sin embargo, dado que los esteroides anabólicos solo son de dominio público desde hace unos 35 años, aún estamos en la fase inicial de apreciar todo el alcance de sus efectos tras un uso prolongado. Los efectos menos estudiados son los relacionados con el cerebro”.

Los esteroides anabólico-androgénicos son una versión sintética de la hormona sexual masculina testosterona. Se suelen utilizar como tratamiento médico para el desequilibrio hormonal, pero su uso más común en la actualidad es para mejorar el rendimiento deportivo o aumentar la masa muscular.

Bjornebekk y sus colegas compararon imágenes de resonancia magnética de los cerebros de 130 levantadores de pesas masculinos con un historial de uso prolongado de los esteroides anabólicos y de 99 levantadores de pesas que nunca habían usado estas sustancias.

Luego de analizar un conjunto de datos recopilados de casi 2 mil varones sanos de entre 18 y 92 años, los investigadores utilizaron el aprendizaje automático para determinar la edad cerebral prevista de cada uno de los participantes del estudio.

Luego, determinaron la brecha de edad cerebral, es decir, la diferencia entre la edad cronológica de cada participante y su edad cerebral prevista. Una edad cerebral avanzada se asocia con un deterioro del rendimiento cognitivo y un mayor riesgo de padecer enfermedades neurodegenerativas.

Los consumidores de esteroides tuvieron una mayor diferencia de edad cerebral en comparación con los no consumidores y cuanto más largo fue su historial de consumo, más acelerado fue su envejecimiento cerebral.

Para la experta noruega, “este importante estudio demuestra, en una amplia muestra, que el consumo de esteroides se asocia a un envejecimiento cerebral desviado con un impacto potencial en la calidad de vida en la edad avanzada”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here