Una investigación publicada este viernes indica que la cifra de personas en pobreza a nivel mundial podría superar una vez más la barrera de mil millones como consecuencia de la pandemia de coronavirus, en un escenario donde los ingresos de los más pobres del mundo cayeron en unos 500 millones de dólares al día

De acuerdo con el King’s College de Londres y la Universidad Nacional Australiana la pobreza aumenta drásticamente en países en desarrollo de ingresos medios, donde millones de personas viven apenas por encima de la línea de la pobreza.

Entre las naciones consideradas máse vulnerables a las consecuencias económicas de la pandemia debido a que los cierres han restringido su actividad económica destacan Bangladesh, India, Indonesia, Pakistán y Filipinas

 Andy Summer, profesor de desarrollo internacional en el King’s College de Londres y coautor del reporte, advierte que “la pandemia se convierte rápidamente en una crisis económica en los países en desarrollo”, debido a que millones de personas sobreviven apenas por encima de la línea de pobreza y se encuentran en una posición precaria a medida que se expande el impacto económico de la pandemia.

En el peor de los escenarios, se pronostica un aumento en el número de personas en pobreza extrema  con ingresos menores a 1,90 dólares diarios, de 700 millones a 1.100 millones según el reporte publicado por el University World Institute for Development Economics Research.

Los expertos llaman a conformar un “liderazgo global urgente” para atender la crisis,

y Summer señala que necesitan priorizarse 3 acciones: primero establecer una “comisión global de respuesta rápida a la pobreza y el COVID-19” encabezada por un líder mundial a fin de identificar el nivel de financiamiento requerido y lo que las naciones ricas pueden hacer para ayudar.

Segundo, liberar fondos rápidamente mediante la expansión de la moratoria al pago del servicio de deuda concedido por Fondo Monetario Internacional a los países en desarrollo y congelando pagos al Banco Mundial al menos hasta el final de 2020 y posiblemente hasta 2021. Una vez que la crisis disminuya, “será necesaria o incluso inevitable” la reestructuración o cancelación de la deuda para algunos países en desarrollo.

Por último, los países beneficiados por la moratoria deben utilizar los fondos para reforzar y expandir las redes de seguridad social.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here