La Coparmex retomó el tema del salario mínimo a propósito del Día del Trabajo, señaló que renueva el compromiso por impulsar una Nueva Cultura Salarial y explicó hay que buscar evolucionar de manera integral y ordenada, optando por mejorar el conjunto de prestaciones de los trabajadores en el país, para fomentar la productividad que se ha venido estancando en los últimos 4 años, además de  reducir la pobreza laboral que afecta al 40% de los trabajadores

La patronal, que se proclama como promotora fundamental de los incrementos salariales registrados desde 2016 impulsando el Monto Independiente de Recuperación y la Unidad de Medida y Actualización, asegura que dieron viabilidad a la evolución del salario mínimo de manera significativa, pasando de 80.05 pesos en 2017 a 102.68 en este 2019, mismos que no tuvieron efectos perjudiciales para la economía.

Detalla que tampoco hubo un aumento en la inflación, ni disminución en el ritmo de generación de empleos, y tampoco mayores niveles de informalidad, sino que el empleo formal se ha incrementado de 41.8% a 43.4%.

Ahora, los patrones afiliados a Coparmex aseguran que México debe lograr que, a más tardar en 2024, el Salario Mínimo General alcance la línea de bienestar familiar, y recupere los máximos históricos que tuvo hace algunas décadas hasta llegar a un monto de 293 pesos diarios, suficiente para cubrir en su valor actual, la línea de bienestar familiar urbano que hoy es de 6 mil pesos mensuales.

Precisa que esta evolución deberá ser realizada siguiendo un plan de incrementos con un monitoreo estricto de las principales variables económicas de relevancia. 

Para la Coparmex, la recuperación del poder de consumo del trabajador debe ser entendida como parte de un cambio en nuestra cultura salarial,  y se debe enfrentar el reto de crear salarios mínimos diferenciados por sector que premien la productividad de ciertas industrias y brinden protección a trabajadores vulnerables.

También es necesario llevar a cabo una reflexión sobre salarios diferenciados para los jóvenes que se integran por vez primera a la economía formal, y que empresas y gremios de forma autónoma, establezcan “Salarios de Bienestar”, con remuneraciones básicas superiores a los mínimos legales.

Más aún, proponen los empresarios refundar la Comisión de Salarios Mínimos  para dar paso a la Comisión Nacional de Remuneraciones, que deberá conformarse como un organismo transparente y representativo en el que confluyan, tanto las visiones de los trabajadores, los empresarios y el gobierno, así como de especialistas e instituciones como el Banco de México, INEGI y CONEVAL. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here