Un reporte de Conservation Letrers indica que la presencia de grandes animales sobre la Tierra está en peligro, en buena parte por el consumo de carne por parte de los humanos.

El análisis basado en 300 especies que integran la denominada megafauna, apunta que al menos 200 especies registran un descenso en el número de ejemplares mientras que más de 150 ya están en peligro de desaparecer.

William Ripple, experto en ecología de la Universidad Estatal de Oregón en Estados Unidos, advierte que “Nuestros resultados sugieren que estamos en proceso de reducir la megafauna hasta su extinción”,  y explicó que “mantener la biodiversidad es crucial para el funcionamiento y la estructura del ecosistema”, pero la caída de las poblaciones animales y la pérdida de territorio dejaron a cerca de “la quinta parte de las especies de vertebrados bajo amenaza de extinción”.

Además de la caza intencional, “muchos animales terrestres quedan atrapados accidentalmente en trampas y cepos, y ocurre lo mismo con las redes de enmalle, arrastres y palangres en los sistemas acuáticos”, expresó Ripple, quien agregó que “también hay que lidiar con la degradación del hábitat”

La acción del ser humano sobre el ecosistema se aceleró en los últimos 5 siglos, hasta llegar al punto en el que 98 % de los integrantes de la megafauna están en riesgo debido a la caza “para consumo de carne o partes del cuerpo”.

Ripple menciona que “minimizar la matanza directa de estos vertebrados es una táctica de conservación importante que podría salvar a muchas de estas especies icónicas, así como todas las contribuciones que hacen a sus ecosistemas”.

Asimismo, los autores del estudio insistieron en que “en el futuro, el 70% de la megafauna experimentará nuevas disminuciones de población”, mientras que “el 60 % podría extinguirse o ser muy poco frecuente”.

En este contexto, detallaron que en los últimos 250 años 9 miembros de la denominada megafauna desaparecieron, entre ellos, 2 clases de tortugas gigantes, la última en 2012, y 2 de ciervos.

Frente a este panorama, preservar la megafauna restante va a ser difícil y complicado. Ripple concluye que “habrá argumentos económicos en contra, así como obstáculos culturales y sociales. Pero si no criticamos y ajustamos nuestros comportamientos, nuestras capacidades aumentadas como cazadores pueden llevarnos a consumir gran parte de la última megafauna de la Tierra”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here