La problemática epidemiológica de coronavirus que vive Turquía ha llevado finalmente a la UEFA a trasladar el juego final de la Champions League entre Manchester City y Chelsea, de Estambul a la ciudad portuguesa de Oporto

En un comunicado, la UEFA señala que “Oporto es la elegida para reemplazar a Estambul tras las insuperables dificultades de viaje para los aficionados ingleses como consecuencia de la inclusión de Turquía en la ‘lista roja’ del Reino Unido”, lo que habría significado que ningún aficionado de los clubes finalistas habría podido viajar al partido.

Se espera que el Estádio do Dragao de Oporto reciba a unos 6 mil espectadores por equipo para la final entre equipos ingleses programada para el 29 de mayo, y elpresidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, señaló que “después del año que han soportado los aficionados, no es justo que no tengan la oportunidad de ver a sus equipos en el partido más importante de la temporada”.

La situación que vive Estambul no es nueva. La final de la Champions League debía celebrarse en esa ciudad en 2020, pero debido a la pandemia de coronavirus, los partidos del torneo se trasladaron a Lisboa a partir de los cuartos de final.

El presidente del Oporto, Jorge Nuno Pinto da Costa, agradecí en un comunicado la designación, y dijo que “es una prueba de confianza en la estructura del FC Porto, porque no es fácil en tan poco tiempo y la confirmación oficial nos llegó hoy mismo [por el 13 de mayo]”.

El Estadio Do Dragao tiene una capacidad de 50 mil espectadores y se construyó para la Eurocopa 2004, disputada en Portugal. Ahora, las restricciones de viaje por parte de Reino Unido hacia Turquía por la pandemia, llevan la final de la Champions a suelo portugués de nueva cuenta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here