La cifra de homicidios en México en el primer trimestre de 2019 asciende a 7 mil 242 casos con 8 mil 493 víctimas) es decir, un aumento de 10% contra el mismo lapso pero del  año pasado, señala en su informe trimestral la organización no gubernamental Semáforo delictivo.

Señala que  aunque el Presidente Andrés Manuel López Obrador ha declarado el fin de la guerra que inició en 2008 y pese a que su Plan de Paz y de Seguridad contempla la regulación de drogas como estrategia de reducción de daños, la guerra contra el mercado de drogas continúa y con ella el incremento de homicidios en el país

Para Santiago Roel, director de semáforo Delictivo, de seguir esta tendencia, 2019 será el peor que cualquier otro que hayamos vivido”, resaltando que lo que ha subido en específico son las ejecuciones del mercado de drogas., por lo que mientras no se regulen algunas como la cannabis o la amapola, México seguirá en una tendencia de violencia alcista. 

Roel expuso que los mercados no se combaten con fuerza sino con inteligencia económica y que la Guardia Nacional puede ayudar en otros delitos, pero no en homicidios”, ya que “porque éstos siguen una lógica de lucha por territorios que no se acaba con la presencia de policías, sino con la eliminación del mercado negro a través de la regulación.”

En cifras, durante el primer trimestre, los estados que más incrementaron sus homicidios son: Nuevo León (104%) CDMX (48%), Tabasco (47%), Quintana Roo (46%) y Jalisco (38%).  Por el contrario, los estados que más redujeron los homicidios fueron: Nayarit (-67%), BCS (-64%), Durango (-33%) Guerrero (-31%) y Tamaulipas (-27%). En contraparte, las entidades con las tasas más bajas de homicidio en este periodo son Yucatán, Campeche, Durango, Aguascalientes y Coahuila. Los que tienen las tasas más altas son: Colima, Baja California, Chihuahua, Guanajuato y Morelos. 

El informe precisa además que otros delitos de crimen organizado también se incfrementaron en el primer trimestre como la Extorsión (47%), el Secuestro (45%) y el Narcomenudeo 14%. “Este último, es un indicador más de que algunas policías siguen distraídas o involucradas en la guerra contra las drogas en lugar de cuidar a la ciudadanía”, mencionó Roel. 

El director de la ONG destacó que “ese es el costo de continuar con una estrategia nacional equivocada de combate al mercado de drogas, en donde las historias de éxito son muy valiosas, pero muy contadas, y los estados pueden deteriorarse rápidamente, al tiempo que puntualizó que preocupa muchísimo la situación de Guanajuato, CDMX, Jalisco y Quintana Roo, estados importantes para la economía del país”, continuó Roel. 

Comentó que el costo de la violencia en México, de acuerdo al último reporte del Índice de Paz, es de 41 mil pesos al año por mexicano, hy que “estamos distrayendo recursos en una guerra inútil que nos cuesta muchísimo en todos sentidos. Económicamente, crecemos a una tasa baja y hay estados muy rezagados”. 

Los estados más pobres son los que crecen más lentamente. Mientras Nuevo León y Baja California tienen menos del 1% de su población en pobreza extrema, Chiapas y Oaxaca tienen más del 25%.

“La pobreza no es causa de violencia, es al revés, la violencia nos causa pobreza, despilfarro de recursos, corrupción  y distracción de autoridades. Es momento de generar oportunidades de negocio lícito a los pobres de México y fomentar la inversión productiva. México puede crecer a buen ritmo, pero para ello necesita mejorar la actuación de su gobierno y regular las drogas”, finalizó Roel” 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here