En momentos en los que Ecuador es foco de atención mundial por la falta de un sistema de salud que pueda hacer frente al brote de coronavirus y de la aparición de cadáveres en calles de la ciudad de Guayaquil, la justicia ecuatoriana determinó que el expresidente de Ecuador Rafael Correa ha sido   a 8 años de cárcel como autor del delito de cohecho agravado

Asimismo, Correa pierde sus derechos políticos durante 25 años, por lo que no podría buscar de nuevo la presidencia como era su intención.

La sentencia dictada por un tribunal de la Corte Nacional de Justicia, señala que Correa y el exvicepresidente Jorge Glas, fueron condenados por cohecho, mientras que la mayor parte de los 20 imputados fueron declarados coautores del mismo, y 2 exfuncionarias de la Presidencia como cómplices.

Los 3 jueces que dictaron sentencia acordaron para Correa y Glas, una condena de 8 años de prisión y la inhabilitación de la política durante 25 años. Asimismo, el exmandatario enfrenta el pago de una suma por daños y perjuicios, además de la colocación de una placa en el Edificio de la Presidencia de la República, pidiendo disculpas públicas.

La sentencia acusa a Correa de encabezar una red de corrupción entre 2012 y 2016 mediante la cual recibió “aportes indebidos” en el palacio presidencial de Carondelet, para financiar su movimiento político Alianza País, a cambio de adjudicar millonarios contratos del Estado a empresas incluida Odebrecht.

El expresidente que reside en Bélgica, se encuentra prófugo de la justicia por esta y otra causa, tachó de “payasada” el juicio y su defensa descalificando la imparcialidad de los jueces, así como supuestas irregularidades de procedimiento en tiempo y forma.

Correa denunció la “judicialización de la política” en su país para inhabilitarlo antes de que pueda inscribirse como candidato para las elecciones de 2021.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here