El papa Francisco condenó este domingo lo que describió como  “horror indescriptible” sufrido por víctimas de la bomba atómica lanzada sobre la ciudad  nipona de Nagasaki en 1945, y denunció la disuasión nuclear como una “falsa seguridad”

El pontífice arribó el domingo por la mañana a la isla de Kyushu, donde se encuentra Nagasaki, y rezó en silencio frente al memorial construido en el lugar de impacto de la bomba atómica.

El papa mencionó el “indescriptible horror experimentado en su propia carne por las víctimas y sus familias” en Nagasaki, donde una bomba estadounidense lanzada el 9 de agosto de 1945 mató a unas 74.000 personas en el instante y en los meses siguientes.

Francisco se dirigió también este domingo hacia la ciudad de Hiroshima, población heroica que casi desapareció 3 días antes de la catástrofe en Nagasaki cuando estados Unidos lanzó otra bomba nuclear que mató unas 140 mil personas.

Los 2 ataques desencadenaron la rendición de Japón el 15 de agosto de 1945 y el final de la Segunda Guerra Mundial.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here