Líbano se enfrenta además de la crisis económica a un aumento en los contagios después de la impresionante explosión ocurrida hace 2 semanas en el puerto de Beirut que costó la vida a unas 200 personas y lesiones en más de 5 mil.

El Ministerio de Salud libanés contabiliza 456 nuevos casos de coronavirus, con lo que sube a 9 mil 337 la cantidad de contagios desde el inicio de la pandemia, además de 105 fallecimientos.

Para intentar frenar el brote de covid-19, las autoridades sanitarias libanesas han pedido la aplicación de una cuarentena de 2 semanas en medio de una ola de protestas ciudadanas que acusan de corruptos a sus políticos y les exigen que renuncien.

Ya se había advertido del riesgo de saturación en los hospitales tras la explosión, en los funerales o en los trabajos de búsqueda y rescate de muertos y sobrevivientes entre los escombros, además de que las movilizaciones de protesta incrementaron el riesgo de mayores casos de infección.

El Líbano impuso en un principio estrictas medidas para controlar los contagios, pero los casos se incrementaron luego de terminar con la cuarentena y el toque de queda nocturno.

El único aeropuerto internacional del país reabrió a principios de julio. y según el ministro de Salud, Hamad Hassan, la cifra real de afectados podría ser mucho mayor, ante lo cual, autoridades médicas exigieron la imposición de otra cuarentena y llaman a la población a usar mascarillas, toda vez que el coronavirus se extendió a todas las ciudades y pueblos del país.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here