¿Que es la justicia cívica? Por: Juan Carlos Cárdenas Domínguez

2

¿Quién no recuerda sus clases de civismo que se impartían en la escuela secundaria hace como 30 años como una materia obligatoria? ¿O sus clases de ética en la escuela Preparatoria?… o quien no recuerda los gritos de su madre diciéndole “la basura no se tira en el piso”; “bájale el volumen a tu escándalo que vas a molestar a los vecinos”; “juegos de manos son de villanos”; “pórtate bien” y la consabida: “te he dicho que no rayes las paredes, vete a rayar las …”

ley cultura civica

La idea de respeto y tolerancia a quienes nos rodean está basada en la cultura cívica con la que contamos. En el Distrito Federal existe una LEY DE CULTURA CÍVICA que tiene por objeto: Establecer reglas mínimas de comportamiento cívico; garantizar el respeto a las personas, los bienes públicos y privados y promover la cultura de la legalidad para lograr la convivencia armónica entre los habitantes, pero ¿en realidad sirve de algo esta ley?

Con la cultura cívica están los deberes de los habitantes como: conservar limpias las vías y espacios públicos; hacer uso adecuado de los bienes, espacios y servicios públicos; cuidar el equipamiento y mobiliario urbano, proteger y preservar la flora y fauna en áreas verdes, utilizar adecuadamente la estructura vial, evitar obras y actos que pongan en peligro, perjudiquen o molesten a los vecinos; prevenir que los animales domésticos causen daño o molestia a los vecinos; generar un ambiente libre de contaminación auditiva y en general no afectar la continuidad del desarrollo normal de las actividades de los demás habitantes.

Y es que el catálogo de conductas infractoras es mayúsculo señalando a Usted, amable lector; algunas de las más cotizadas: maltratar física o verbalmente a cualquier persona; permitir a menores de edad el acceso a lugares a los que expresamente les esté prohibido; golpear a una persona, en forma intencional y fuera de riña, golpes que no le causen lesión; causar lesiones que tarden en sanar menos de quince días; prestar algún servicio sin que le sea solicitado y coaccionar de cualquier manera a quien lo reciba para obtener un pago por el mismo; poseer animales sin adoptar las medidas de higiene necesarias que impidan hedores o la presencia de plagas que ocasionen cualquier molestia a los vecinos; producir o causar ruidos por cualquier medio que atenten contra la tranquilidad o represente un posible riesgo a la salud de los vecinos; obstruir con cualquier objeto entradas o salidas de inmuebles sin autorización del propietario o poseedor del mismo; incitar o provocar a reñir a una o más personas; ejercer la prostitución, así como solicitar dicho servicio.

En todo caso sólo procederá la presentación del probable infractor cuando exista queja vecinal, permitir el propietario o poseedor de un animal que éste transite libremente, o transitar con él sin adoptar las medidas de seguridad necesarias, para prevenir posibles ataques a otras personas o animales, así como azuzarlo, o no contenerlo; impedir o estorbar de cualquier forma el uso de la vía pública, la libertad de tránsito de las personas, siempre que no exista permiso ni causa justificada para ello; apagar, sin autorización, el alumbrado público o afectar algún elemento del mismo que impida su normal funcionamiento; ingerir bebidas alcohólicas en lugares públicos no autorizados o consumir drogas o sustancias tóxicas en lugares públicos; detonar o encender cohetes, juegos pirotécnicos, fogatas o elevar aeróstatos, sin permiso de la autoridad competente; reñir con una o más personas; solicitar los servicios de emergencia, policía, bomberos cuando no se requieran.

Asimismo, proferir falsas alarmas de siniestros o que puedan producir o produzcan el temor o pánico colectivos; alterar el orden, arrojar líquidos u objetos, prender fuego o provocar altercados en los eventos o espectáculos públicos o en sus entradas o salidas; ofrecer o propiciar la venta de boletos de espectáculos públicos, con precios superiores a los autorizados; trepar bardas, enrejados o cualquier elemento constructivo semejante, para observar al interior de un inmueble ajeno; percutir armas de postas, diábolos, dardos o municiones contra personas o animales; participar de cualquier manera, organizar o inducir a otros a realizar competencias vehiculares de velocidad en vías públicas; organizar o participar en peleas de animales, de cualquier forma; causar daño a un bien mueble o inmueble ajeno, en forma no dolosa y con motivo del tránsito de vehículos; etcétera.

mp

Los Jueces Cívicos, antes llamados Jueces calificadores de infracciones (y en algunos Municipios las mismas funciones las realiza el Síndico Procurador Municipal), son los encargados de conocer de las faltas administrativas que no llegan a ser delitos pero que si son infracciones contra la dignidad de las personas, contra su tranquilidad y contra la seguridad ciudadana.

Sin embargo las multas y arrestos que se imponen en la Ley de Cultura Cívica son una verdadera vacilada, ya que un arresto no pasa de 36 horas y si quien cometió la infracción es un menor de edad, no se le puede imponer ni siquiera esa medida correctiva. Por lo que respecta a las multas, si el infractor acredita ser obrero, jornalero o desempleado no se le puede imponer una multa mayor a UN DIA de salario mínimo.

Incluso se le puede conmutar la sanción por actividades de apoyo a la comunidad… razones por las que obviamente se pasan por el arco del triunfo los ciudadanos las normas del reglamento de justicia cívica y así la Ley de Cultura Cívica no da los resultados deseados y por lo tanto cada vez va en mayor aumento la falta de respeto entre los ciudadanos. La ley sirve para normar y esta Ley como tantas otras no brinda seguridad jurídica a los gobernados es necesario modificarla haciendo más duras las sanciones para corregir a los infractores

Lic. Juan Carlos Cárdenas Domínguez Licenciado en Derecho egresado de la UNAM, especialista en las materias del Derecho Civil y Familiar, ha sido Procurador de la Defensa del Menor y la Familia del DIF, ponente en los Congresos Mundiales de Derecho de Familia, Profesor de las materias de Derecho Familiar, Sucesiones y Derecho Procesal Civil. Se ha dedicado a difundir el conocimiento del derecho a través de diversos programas de radio y televisión. Ha sido Abogado litigante durante 20 años, es fundador del Despacho de Abogados: “Jurídico Express” y colaborador de REPORTE. (E mail: lic.cardenas.abogado@hotmail.com)46-15-58-16

Es especialista en cuestiones de Derecho Civil, cuyas ramas abarcan todo lo relacionado con los intestados.

Acerca del autor

Redacción

Somos un grupo de profesionales de la información y comunicación radiofónica y televisiva y ésta es nuestra ventana para expresar con libertad y responsabilidad puntos de vista sobre el acontecer nacional.

Su dirección de correo no será publicada, revise los campos marcados*