Movilizaciones y complicidades. Por Enrique Muñoz

0

 

Durante años, las marchas, los plantones y en general las manifestaciones de todo tipo, han desquiciado la vida productiva de las grandes urbes, como la Ciudad de México.

Sin embargo, mientras los ciudadanos de a pie, Juan pueblo como se dice, han sido los más afectados porque a quienes esas protestas están dirigidas ni los ven ni los oyen, los destinatarios de esas expresiones se blindan con vallas, se aíslan con granaderos, se mueven en helicópteros, usan oficinas alternas lejos de donde se supone deben despachar, escuchar, atender los reclamos; durante las protestas se limitan a encogerse de hombros en elegantes desayunaderos o haciendo tratos y jugosos negocios en exclusivos restaurantes lejos, pero lejos de “la plebe”.

Se aíslan, actúan como autistas, no escuchan, no les interesa la inconformidad de la gente.

La protesta encontró su antídoto: el poder halló la forma de evitar a los amateurs y a los profesionales del activismo en las calles, que no ha descubierto que el enemigo no es el oficinista, el empleado, el comerciante, el ciudadano común y corriente, a los cuales perjudican cotidianamente.

Por años han actuado, voluntaria o involuntariamente, contra quienes no pueden apoyarlos porque no detentan el poder.

Y el fenómeno ha crecido: hoy día, grupos de tres, de cincuenta o de cien personas creen que como ocurre a diario sobre reforma o el periférico, la solución a sus problemas, de suyo válidos, es presionando a la autoridad con el cierre de tal o cual calle sin darse cuenta que el, sistema ni se inmuta.

De eso no se han dado cuenta.

Acerca del autor

Enrique Muñoz

Periodista. Colaboró en “Monitor” primero como responsable de trabajos especiales y más adelante como conductor tanto del noticiero “Monitor de la tarde” como de “Monitor de la Noche”. Fue también conductor del noticiero “MVS Noticias” en su emisión de mediodía y desde 2012 colabora con Radio Fórmula, como conductor del espacio “En Fórmula con Enrique Muñoz” y en “Telefórmula Noticias”.

Su dirección de correo no será publicada, revise los campos marcados*